Bengals apostaron fuerte a la defensiva, pero ¿hay alguno jugador fundamental?

Los Bengals han hecho una fuerte apuesta por jugadores defensivos esperando que ayuden a la reestructuración y al proyecto con Joe Burrow. Getty

Los Cincinnati Bengals echaron un vistazo a su roster defensivo esta temporada baja y sabían que algo drástico tenía que suceder.

Cincinnati, una franquicia tradicionalmente poco agresiva en la agencia libre, comprometió $ 95 millones a dos agentes libres, el ex tackle defensivo de los Texans D.J. Reader y el esquinero ex-Viking Wayne Waynes. Eso fue parte de la mejora de primavera que incluyó progreso en todos los niveles de una defensa que estaba empatada como la peor en yardas defensivas por juego de la NFL en 2019.

No se puede negar que los Bengalas han hecho un esfuerzo considerable para dar al coordinador defensivo Lou Anarumo un roster recargado. Sin embargo, una pregunta importante aún permanece sobre la unidad.

Incluso con todas las adiciones, queda por verse si los Bengals tienen un jugador fundamental para construir la defensa alrededor mientras que la franquicia comienza su era bajo el mariscal de campo novato Joe Burrow. Encontrar jugadores jóvenes para construir alrededor es primordial, ya que los Bengalas buscan acelerar el proceso de reconstrucción.

"Dije desde que llegué aquí, que este ha sido un lugar orgulloso cuando se trata de defensa durante mucho, mucho tiempo, y no ha sido así en los últimos años", dijo Anarumo durante el draft en abril. "Algunos de los jugadores están envejeciendo, por cualquier razón, pero parte de ello es que es nuestro trabajo evaluar el talento y conseguir cuerpos más jóvenes que puedan competir por los puestos".

Cuando los Bengals hicieron cinco apariciones consecutivas en los playoffs de 2011 a '15, tuvieron formidables jugadores defensivos para complementar al mariscal de campo Andy Dalton y al receptor abierto A.J. Green, que fueron reclutados en 2011 y la columna vertebral de la ofensiva durante las nueve temporadas anteriores.

Los linieros defensivos Carlos Dunlap y Geno Atkins han anclado la defensa desde que fueron seleccionados en el draft de 2010. Desde que la NFL comenzó a registrar sacks en 1982, no hay un Bengal que tenga más que Dunlap (81.5) y Atkins (75.5).

Sin embargo, ambos jugadores parecen estar entrando en el crepúsculo de sus carreras. Dunlap, de 31 años, necesitó un esfuerzo a final de temporada para acumular nueve sacks en 2019, mientras que Atkins, de 32 años, contaba con 4.5, su total más bajo desde 2014.

Cuando los Bengals firmaron a Reader esta temporada bajo un acuerdo de cuatro años con valor de $53 millones, el acuerdo sugirió que el hombre de 26 años será la próxima estrella de la defensa. Reader no es conocido por publicar totales llamativos (tiene 6.5 sacks y 16 tackleos para perdida en cuatro temporadas), pero los Bengals creen que es el mejor tackle nariz en la liga y es un pass-rusher disruptivo, a pesar de los números.

Waynes, el otro agente libre de mucho dinero, es similar a Reader en la relativa falta de estadísticas llamativas. A pesar de que Waynes totaliza sólo cuatro intercepciones en los últimos tres años, los Bengals firmaron al joven de 27 años a un contrato de tres años por valor de $42 millones. Se espera que Waynes reemplace al ex esquinero exterior Dre Kirkpatrick, una selección de primera ronda de 2012 que comenzó 67 partidos para los Bengals en ocho temporadas.

Después de que los Bengals firmaran a Waynes, el entrenador de Cincinnati Zac Taylor elogió los rasgos que Waynes trae a la secundaria: tacleo sólido, buena velocidad, haciendo jugadas en el balón y una comprensión general del juego y lo que Anarumo quiere lograr.

"Hay algo de traspaso entre lo que han hecho (en Minnesota) y lo que Lou hace aquí", dijo Taylor en abril. "No es exactamente lo mismo, pero hay mucho traspaso en la terminología. Así que nos sentimos como si fuera una muy buena opción para nosotros".

También existe la posibilidad de que los Bengals encuentren éxito a largo plazo con los linebackers que reclutaron. Logan Wilson (tercera ronda), Akeem Davis-Gaither (cuarta ronda) y Markus Bailey (séptima ronda) podrían hacer el roster inicial de 53 jugadores y arreglar una unidad que tuvo dificultades significativas durante la mayor parte de la temporada pasada. Añade al safety Vonn Bell, que firmó un contrato de tres años con valor de $18 millones en la agencia libre, y los Bengals están listos para tener un jugador de alto impacto en cada unidad de la defensa.

No hay duda de que el proceso de reconstrucción de Cincinnati depende del desarrollo de Burrow durante las próximas cuatro a cinco temporadas. Pero si las transacciones defensivas de esta pretemporada no producen dividendos a largo plazo, podría retrasar significativamente las ambiciones de poner fin a una sequía de victorias en los playoffs que está a punto de alcanzar las 30 temporadas.