Anthony Lynn, coach de Chargers, revela que tuvo coronavirus en episodio de 'Hard Knocks'

Anthony Lynn, coach de Los Angeles Chargers, reveló que se contagió de coronavirus durante la primera emisión de la serie “Hard Knocks: Los Angeles”.

En una junta de Zoom con jugadores de los Chargers, Lynn fue cuestionado sobre los protocolos de seguridad por el COVID-19 y fue entonces que informó a su equipo del contagio.

“No puedo prometerles que no se van a contagiar. Yo me contagié”, dijo Lynn.

Joey Bosa, ala defensivo de los Chargers, fue mostrado en la siguiente toma del programa con rostro de sorpresa.

Lynn, de 51 años, quien no había revelado públicamente su resultado positivo por coronavirus, tiene programada su primera sesión con los medios el viernes.

Durante una conversación con un miembro del staff de los Chargers también mostrada en el programa, Lynn dijo que sus síntomas incluyeron dolor de cuerpo y tos.

Lynn dijo que no hubiera pensado en tomar la prueba de detección del virus de no haber visto por televisión un torneo de gol en el que un golfista se retiró de la competencia por tener los mismos síntomas y luego haber dado posotivo por COVID-19.

“Estoy bien. No le dije a nadie. Siento que estoy de regreso”, dijo Lynn a su colega.

Lynn es el tercer entrenador en jefe de la NFL que se conoce que fue infectado con el virus. Sean Payton de los New Orleans Saints reveló en marzo que había dado positivo y Doug Pederson de los Philadelphia Eagles arrojó positivo a inicios de agosto.

El primer episodio de “Hard Knocks: Los Angeles” se enfocó principalmente en las pruebas de detección del virus y en los protocolos adoptados en las instalaciones de entrenamiento de los Chargers y Los Angeles Rams de cara a la temporada que la NFL espera tener en medio de la pandemia por el coronavirus.

“Básicamente, tienes a dos rivales este año. Tienes tu calendario de juegos y tienes al COVID y ambos planes de juego son igualmente importantes y quizá el COVID sea un rival aún más importante”, destacó Lynn.

Varias escenas incluyeron a jugadores a quienes se les tomaba la temperatura, la prueba de detección del coronavirus y cuando tomaban distancia social.

Durante una junta de equipo debajo de una carpa en el estacionamiento de las instalaciones de entrenamiento de los Rams para permitir el distanciamiento social y el paso adecuado del aire, el coach Sean McVay habló con sus jugadores sobre la importancia de seguir los protocolos de seguridad para evitar problemas similares a los de Grandes Ligas, que ha tenido que posponer juegos por contagios de COVID.

“No vayan más allá de los Miami Marlins. Odio verlo. Me encantan los deportes, pero las cosas suceden cuando no tomas buenas decisiones fuera del ecosistema o la arena en la que te colocaron”, dijo McVay. “Debemos mantener nuestro ecosistema funcionando correctamente”.