Bruce Arians, coach de Buccaneers, responde a criticas de Brett Favre: Tom Brady y yo estamos bien

TAMPA, Fla. -- Bruce Arians, coach de los Buccaneers, dijo que no le importa lo que la gente diga en relación a los señalamientos públicos que hizo sobre los errores de Tom Brady tras la derrota ante los New Orleans Saints.

De hecho, Arians no se retractó por criticar a los jugadores en los medios en el pasado y dijo que considera que su relación con Brady es saludable.

“Tom y yo estamos bien. Realmente no me importa lo que otra gente piense. Se trata de lo que él (Tom) y yo pensemos”, dijo Arians el miércoles mientras sonreía. “Nos fuimos del estadio bien. Vinimos hoy a trabajar bien. No hay nada de qué hablar”.

El martes, el ex quarterback y miembro del Salón de la Fama, Brett Favre, dijo en su programa de radio “The SiriusXM Blitz” con Bruce Murray que, a menos de que el coach y el pasador de los Buccaneers tengan un arreglo, criticar públicamente a Brady puede provocar tensiones en el camino.

“Sobre los comentarios de Bruce Arians, verdad o no, la última persona a quien quieres criticar después del primer juego del año es a Tom Brady”, dijo Favre el martes. “Quizá tenían un arreglo de cara al juego, de cara a la temporada. ‘Hey, voy a ser duro contigo. Quiero que los jugadores sepan que te vamos a tratar igual, aunque técnicamente no lo haré. ¿Te parece?’. Si tienen un acuerdo así, grandioso. Si no, le estás ladrando al árbol equivocado”, agregó.

Después del juego, Arians fue cuestionado sobre las dos intercepciones de Brady en la derrota por 34-23 ante los Saints.

“Una fue una falla de comunicación entre Brady y Mike Evans. Creyó que Mike iría a la mitad del campo, la cobertura era diferente, Mike la leyó correctamente. Debió cruzar frente a él, pero Tom lo voló”, explicó Arians. “La otra intercepción fue un pase pantalla a la banda. Brady lanzó el ovoide y lo interceptaron para touchdown. Mala decisión”.

El lunes, Arians se corrigió a sí mismo al indicar que fue Evans quien cometió el error en la primera intercepción, pero Favre no se convenció.

Arians ha mantenido relaciones cercanas con sus quarterbacks. En 2019, cuando fue contratado por los Buccaneers, dijo a ESPN que los pasadores “se convierten en mis hijos”. Incluso, bromeó al decir que tener una relación demasiado cercana con Ben Roethlisberger fue lo que provocó su despido de los Pittsburgh Steelers. El coach acostumbra ir a jugar golf con sus quarterbacks, los invita a su casa del lago en Georgia y cree en tener una relación abierta y honesta con ellos.

Sin embargo, también considera que debe hacerlos responsables, como a todos sus jugadores, razón por la cual pondrá sus nombres en la hoja de responsabilidades cada semana. Esa es también la razón por la cual le habló con groserías a Brady en una práctica al inicio del campamento de entrenamiento.

“(A Brady) se le insulta como a cualquier otro”, dijo Arians sobre el quarterback en el campamento. “Le gusta lanzar en las prácticas ligeras y nosotros no lanzamos en esas sesiones”.

Brady habló sobre el regaño en Twitter en esa ocasión.

“¡Estoy acostumbrado a eso!”, dijo Brady con un emoji.

Brady no es extraño a los duros métodos de entrenamientos. Bill Belichick le habló con groserías en el campamento de entrenamiento e incluso, tuvo un intercambio de gritos con su ex coordinador ofensivo Bill O’Brien.

Lo que separa a Arians de otros coaches es que evita hablar con los jugadores y tiende a ser más expresivo ante los medios. Si considera que un jugador jugó a bajo nivel o que los jugadores a su alrededor necesitan mejorar, lo dirá.

De cualquier forma, ha llenado a Brady de elogios y parece aferrarse a a la filosofía de entrenamiento del mentor Bear Bryant que indica, “Entrénalos duro, abrázalos después”.

Sobre la percepción de que la afición prácticamente eliminó a los Buccaneers después de sólo un juego, Arians dijo haberse divertido hasta con las expectativas creadas alrededor del equipo en la pretemporada.

“Me divirtió cuando nos dieron el Trofeo Vince Lombardi en julio, pero sí, es parte de este negocio. Se vive con eso”, dijo el coach de Tampa Bay. “Vamos semana a la vez, un día a la vez. Ganamos algunos juegos y todos volverán a subirse al tren. Esto es sólo parte de este deporte”.