¿Cuánto riesgo corre Dan Quinn luego del inicio 0-2 de los Falcons?

Los Falcons podrían tener un descanso contra Bears, pero luego enfrentan a Packers, las cosas sí pueden empeorar

Los Atlanta Falcons se encuentran en un hoyo de 0-2 después de su histórico colapso en la derrota del domingo 40-39 como visitantes ante los Dallas Cowboys. Los Falcons desperdiciaron una ventaja de 20-0, que fue su mayor ventaja desperdiciada desde el Super Bowl LI contra los New England Patriots, a los que aventajaron por 25. ¿Cuál fue el mensaje del entrenador Dan Quinn al equipo el lunes? No puede haber más historias de dos mitades.

“Esa responsabilidad es de todos: jugadores, entrenadores, todos”, dijo Quinn.

Entonces, ¿qué sigue para Quinn y los Falcons? Es posible un cambio drástico si las cosas no se corrigen. Estas son algunas de las preguntas más importantes que enfrenta el equipo.

¿Despedirán los Falcons a Quinn?

Probablemente no, pero su asiento se está calentando. Antes de la debacle del domingo, los equipos tenían 440-0 cuando anotaron al menos 30 puntos sin pérdidas de balón desde 1933, según la investigación de Elias Sports Bureau. A Dan Quinn, quien tiene una marca de 43-39 en la temporada regular, se le preguntó cómo explicar la implosión al propietario Arthur Blank y le aseguró que no se vendría abajo.

“N°1, me paso el tiempo pensando en el equipo y nuestra ejecución y en cómo vamos a jugar. Mi enfoque, mi atención, mi tiempo está en nuestro equipo, el vestuario y los jugadores. Y realmente, ahí es donde mantengo mi enfoque y sigo adelante aquí hacia Chicago. Nosotros (Quinn y Blank) hablamos con regularidad, principalmente sobre el juego y los jugadores. Eso es generalmente hacia donde van nuestras conversaciones”.

Blank, quien ha sido dueño de los Falcons desde 2002, nunca ha despedido a un entrenador durante la temporada, aunque iba a despedir a Dan Reeves al final de la campaña 2003 antes de que el entrenador renunciara. La última vez que los Falcons despidieron a un entrenador durante la temporada, según los relatos de la organización, fue en 1968 cuando Norb Hecker fue echado después de un inicio de 0-3 y fue reemplazado por Norm Van Brocklin.

“Bueno, piensa, ¿quieres responder al hacer algo que es inmediato y responder con decepción, esa tristeza, tal vez enojo, frustración, que todos nuestros aficionados sintieron, y entiendo por qué? reflexionó Blank en una entrevista el lunes en SiriusXM NFL Radio. “o piensa en, ¿cómo corregimos esto? Hay 14 partidos más para jugar en la temporada. Nos quedan muchos juegos por jugar y hay ciertos aspectos de nuestro desempeño en los dos primeros partidos que han sido realmente buenos. Algunas partes no han sido buenas”.

Si los Falcons pierden ante un equipo como los Bears en casa el domingo y caen a 0-3, podría suceder algo dramático. Blank dejó en claro que no toleraría la mediocridad después de terminar 7-9 en temporadas consecutivas. Mantuvo a Quinn y al gerente general Thomas Dimitroff con la expectativa de llegar a los playoffs. Incluso si los Falcons derrotan a los Bears, se enfrentan a la alta probabilidad de un comienzo de 1-3 con un enfrentamiento de la Semana 4 en el lunes por la noche contra Aaron Rodgers en Green Bay.


Si reemplazaran a Quinn, ¿Quién asumirá el cargo de entrenador en jefe interino?

Habrá algún debate sobre so. Los primeros nombres que me vienen a la mente son el coordinador defensivo Raheem Morris y el ofensivo Dirk Koetter. Ambos han sido entrenadores en jefe antes: Morris con los Buccaneers de 2009-2011 (récrod de 17-31) y Koetter con los Bucs de 2016 a 2018 (19-29). Morris parece tener un mejor sentido de la gestión de todo el grupo de jugadores, con su experiencia como entrenador en el lado ofensivo y defensivo del balón y su personalidad amigable con el jugador. Pero Koetter tiene la experiencia más reciente como entrenador en jefe, lo que podría ser un factor además de que él es un entrenador de mentalidad ofensiva en un equipo que depende más de sus armas ofensivas.

Cuando se le preguntó a Dan Quinn antes de la temporada quién supervisaría al equipo si estaba fuera de juego por COVID-19, dijo que el entrenador en jefe asistente de apoyadores, Jeff Ulbrich con la ayuda del asistente defensivo senior Bob Sutton. Ulbrich no ha sido entrenador en jefe, mientras que Sutton lo fue en Army de 1990 a 1999. Sin embargo, los jugadores adoran a Ulbrich.


Si Quinn se queda, ¿hará algún cambio de entrenador?

A Quinn se le preguntó eso después de la derrota en Dallas y respondió con un enfático “no”. Pero podría no tener otra opción si eso salva su trabajo. Hizo algunos ajustes la temporada pasada después del inicio de 1-7, renunciando a las jugadas defensivas y al mover a Morris de entrenar receptores a profundos, con Morris y Ulbrich compartiendo jugadas defensivas. Luego nombró a Morris coordinador defensivo tras el año. Quinn dijo el lunes que no tiene planes de cambiar las responsabilidades.

La culpa debería recaer en un asistente. Morris asumió la culpa de subestimar la capacidad de pase en la bolsa de Russell Wilson en el primer partido. Koetter sabía que debería haberse apegado más al juego terrestre contra Seattle y respondió con un ataque más equilibrado y efectivo en Dallas. El coordinador de equipos especiales Ben Kotwica debe rendir cuentas por la recuperación fallida de la patada corta que llevó a la impresionante victoria de los Cowboys, incluso si fueron Jaeden Graham, Hayden Hurst y Olamide Zaccheaus, quienes no cayeron sobre el balón. El mismo Quinn tiene que asumir la responsabilidad de un intento fallido de conversión de dos puntos en Dallas que podría haber marcado la diferencia. Todos los aspectos deben ser evaluados para un equipo que se suponía iba a aprovechar el impulso de un final de 6-2 en la temporada pasada.


¿Qué puede hacer la defensiva para volver a encarrilarse?

“Claramente, nuestra defensiva no está jugando al nivel que queremos”, dijo Blank en la entrevista de SiriusXM.

Los Falcons han cedido 78 puntos y 953 yardas en dos juegos. Esos números son asombrosos si se considera que Dan Quinn es un entrenador de mentalidad defensiva. Pero olvídate de las yardas por un segundo. El número más revelador es la defensa de la zona roja de los Falcons, que ha permitido a los oponentes convertir en nueve de 10 viajes a la zona roja. Eso es imperdonable. Morris tiene que conseguir que su unidad mejore la cobertura. Tal vez los Falcons tengan un descanso esta semana contra la ofensiva de los Bears que está 3-6 en anotaciones en la zona roja.

Hubo problemas de comunicación en el primer partido que afectaron el desempeño de la defensiva. Los Falcons lucieron muy mejorados, al menos en la primera mitad contra Dallas, terminando series para colocar a la ofensiva en una gran posición de anotación y presionando oportunamente con blitzes. Perder al apoyador Foye Oluokun (tres balones sueltos forzados contra Dallas), al capitán defensivo Ricardo Allen y al cazamariscales Takk McKinley por lesiones en la segunda mitad dolió, ya que los Falocons cedieron 367 yardas y cuatro anotaciones.

Los Falcons necesitan al veloz esquinero Kendal Sheffield que regresar de una lesión en el pie que lo ha mantenido fuera de los primeros dos juegos. Tiene una velocidad de élite con la capacidad de recuperarse y hacer una jugada en esos balones profundos. La carrera de pases, liderada por Grady Jarrett y Dante Fowler Jr., ha tenido sus momentos, pero necesita ser más consistente. Y los Falcons no pueden ceder jugadas importantes, como la de los profundos Keanu Neal y Damontae Kazee y el esquinero A.J. Terrell permitió la cobertura 2, lo que le dio al receptor de los Cowboys, Amari Cooper, la oportunidad de realizar una recepción con una mano para 58 yardas que llevó a un touchdown crítico. Terrell debió haber ahogado a Cooper en la línea.


¿Qué pueden mejorar los Falcons a la ofensiva?

Bueno, anotar 39 puntos debería ser suficiente para ganar cualquier semana, pero los Falcons encontraron la manera de estropearlo. Tan raro como suena, dejaron algunas oportunidades de anotar contra Dallas, como cuando Julio Jones dejó caer lo que hubiera sido una anotación de 41 yardas luego de un pase perfecto del receptor abierto Russell Gage.

“De esos en los que tienes que conformarte con goles de campo, estás mirando solo el más mínimo detalle aquí o allá, como si tal vez el control estuviera en el lugar equivocado o nuestro recorrido no fuera del todo correcto en las rutas”, dijo Koetter. “Huno tres o cuatro carreras que fueron de 4,5,6 yardas y estábamos a una esquina de que fueran jugadas explosivas”.

Gage agregó: “Todo se reduce a terminar las oportunidades. ¿Cómo terminamos esta jugada? ¿Cómo terminamos este juego?”

Los Falcons han sido superados 28-0 en el tercer cuarto durante los primeros dos juegos, lo cual es imperdonable con las armas a disposición del mariscal de campo Matt Ryan. La lesión persistente de Jones en el tendón de la corva podría ser algo a monitorear porque la ofensiva está en su mejor momento cuando Jones está muy involucrado.