Los Cowboys sabían el futuro, y por eso fueron por 2 puntos cuando perdían por nueve

Tomaron una decisión que pocos entendieron en el momento, pero que McCarthy sabía que tendría que tomar, antes o después

Podemos maravillarnos de lo improbable que fue la remontada de los Dallas Cowboys por 40-39 sobre los Atlanta Falcons en la Semana 2, pero lo realmente fascinante es cómo fue posible. No me refiero solo a la recuperación de la patada lateral. Estoy hablando de cómo se produjo esa secuencia de eventos.

Con un déficit de 15 puntos y poco menos de cinco minutos por jugar, Dak Prescott conectó con Dalton Schultz para una anotación de 10 yardas. Los Cowboys ahora perdían por nueve puntos a la espera del punto extra o de un intento de dos puntos. El extra dice permanecer en el juego el mayor tiempo posible: patear el punto para que sea un juego de una posesión. Pero lo más inteligente es ir por dos. Es como mirar hacia el futuro.

Piénselo de esta manera: si un equipo pierde por 15 puntos con el tiempo disminuyendo, el camino más plausible hacia la victoria, con mucho, es empatar el puntaje con siete unidades y después ocho, mientras mantiene el oponente sin anotar. La convención dice tomar los siete puntos temprano, luego esperar convertir una jugada de dos puntos en la segunda oportunidad. Patear el punto extra primero mantiene vivas las esperanzas del equipo y retrasa la eliminación virtual de la contienda el mayor tiempo posible.

Pero, ¿no sería una pena si un equipo regresara de 15 puntos de desventaja y anotara dos veces para estar dentro de una conversión final de dos puntos, y fallar? ¿Qué pasaría si ese equipo pudiese mirar hacia el futuro y saber si el intento de conversión tiene éxito y luego jugar el resto del partido con ese conocimiento en mente? Eso es exactamente lo que hicieron los Cowboys el domingo.

Y sí, fallaron. Sin embargo, de cualquier manera, McCarthy y compañía tomaron la decisión basándose en el conocimiento. Los Cowboys sabían, como mínimo, que necesitaban anotar dos veces y convertir una conversión de dos puntos para empatar. Entonces, en lugar de retrasar la decisión sobre el inevitable intento de dos puntos, era mejor saber qué necesitaban para intentar ganar el juego.

Debido a que el resultado del intento de dos puntos ya se conocía, Dallas sabía que necesitaría más que otro touchdown. Se acercó a dos puntos de Atlanta con una anotación justo después de la advertencia de dos minutos; Prescott y la ofensiva anotaron rápido, tomando solo 1:08 para llegar a la zona roja, y esto es clave, dejando suficiente tiempo para una patada corta y un posterior gol de campo para ganar, nada de lo cual habría ocurrido si los Cowboys no sabían que necesitaban dos puntos en lugar de uno.

En resumen, no fueron tontos al ir por dos en el primer touchdown. Y saber cómo resultaría ese intento fue como mirar una bola de cristal, dándoles la oportunidad de reaccionar jugando por dos puntos en lugar de uno.

Dese 2011 ha habido 12 intentos de dos puntos de equipos con nueve de desventaja en el último cuarto. (Es asombroso que haya alguno, dadas las críticas y los malentendidos dirigidos a McCarthy). Dos de ellos tuvieron muy poco tiempo para importar. De los 10 restantes, tres logaron anotar la conversión.

Nueve de los 10 perdieron el juego. El único ganador fue Dallas el domingo. Es raro que un entrenador sepa hacer esto. Es aún más raro que todo se uniera para ganar.