Cam Newton: Vencer a Bills es una obligación para Patriots

play
El problema de Patriots es Cam Newton y su inconsistencia (1:18)

Pablo Viruega explica a qué se debe el mal momento que viven los Patriots. (1:18)

FOXBOROUGH, Mass. -- Cam Newton calificó el juego de visita del domingo ante los Buffalo Bills como uno que los New England Patriots “deben ganar”.

Los Patriots (2-4) han perdido tres juegos consecutivos por primera vez desde 2002 y están debajo de los Bills (5-2) en la AFC Este.

“Este es un juego que debemos ganar. Voy a controlar las cosas que puedo controlar. Tengo dos o tres días más para prepararme y es lo que planeo hacer”, dijo Newton.

Con la fecha límite de cambios fijada para el martes, se le preguntó a Newton si el roster de los Patriots debería lucir diferente en caso de que el resultado ante los Bills no fuera el que el equipo espera.

“Tenemos buenas vibras, energía positiva, debemos hablar de las cosas que existen. Me niego a pensar en eso”, señaló el quarterback. “Mi enfoque principal es presentar una mejor versión en relación a como he jugado, proteger el balón. Eso es clave para la victoria”.

Los Patriots han Ganado la división las últimas 11 temporadas, pero eso sucedió con Tom Brady como quarterback. La última vez que los Bills ganaron la AFC Este fue en 1995.

Newton reconoció su mal desempeño. Su QBR total de 15.3 en sus últimos tres juegos como titular es el peor entre los quarterbacks calificados en ese periodo, de acuerdo a ESPN Stats & Information. No jugó en la Semana 4 ante los Kansas City Chiefs tras dar positivo por el coronavirus.

“Perder no es aceptable en este vestidor, en este condado, en este estado, en esta región”, dijo Newton cuando se le preguntó qué es lo que más ha aprendido las últimas semanas. “Cam Newton, necesitas mejorar. Eso es lo que he aprendido”.

Newton ha sido un duro crítico de sí mismo al reconocer que su trabajo como titular está en riesgo.

“Cuando juegas como basura y tienes actuaciones como la que tuve la semana pasada, cualquiera puede empezar a hablar, desde susurros hasta chillidos”, agregó. “Cuando juegas como lo hice el domingo, terrible, abres las puertas. Toda esta semana, desde el domingo en el primer cuarto, ha sido una experiencia de humildad. Salir del juego fue una lección de humildad. No estoy acostumbrado a eso. Ahora estoy en una encrucijada”.