'El estándar todavía es el estándar': Cómo los Steelers han sorteado una caótica temporada

En medio de una pandemia el equipo de acero ha mostrado la suficiente flexibilidad para adaptarse a lo que le venga

PITTSBURGH – Cuando el sistema de video usado para el estudio del rival falló durante la reunión del miércoles, el profundo de los Pittsburgh Steelers, Minkah Fitzpatrick, no entró en pánico.

Alertó a las personas que necesitaban saber con una llamada telefónica y participó en el resto de esa sección a través de la llamada. Después, todos cambiaron a Zoom durante el resto de la reunión para Fitzpatrick pudiese participar plenamente.

“Algo que he usado es ‘adáptate o muere’, para decirlo en términos dramáticos”, señaló el jugador. “Eso es algo que solíamos decir en el sur de la Florida. Creo que es una cita muy aplicable en este momento porque hay algo a lo que tienes que adaptarte todos los días. Y si no lo haces, si te quejas o te molestan demasiado, eso te sacará de tu juego o de pensar en lo que necesitas pensar”.

En una temporada como ninguna otra debido a la pandemia de coronavirus, los Steelers han dominado el arte de la adaptación, lo cual es una gran razón por la que son el único equipo invicto de la NFL en la víspera de la Semana 11.

La actitud de los Steelers viene desde arriba con el entrenador Mike Tomlin, cuyos característicos dichos tienen un peso extra este año. Para Tomlin y los Steelers, “el estándar sigue siendo el estándar”, incluso en una pandemia.

“Es el dicho que más me quedó grabado, especialmente en momentos como este”, explicó pateador Chris Boswell sobre la línea estándar de Tomlin. “Ya sea que no podamos entrenar toda la semana o que no tengamos a Ben (Roethlisberger) toda la semana pasada, todavía tenemos un partido que jugar el domingo, y todavía tenemos un estándar en el que tenemos que estar, para estar capaz de funcionar como un equipo y salir con una victoria. Esa es una que personalmente, sin importar lo que esté pasando, tienes que presentarte y jugar con cierto nivel”.

Para lograr los objetivos establecidos por Tomlin, los Steelers han abrazado otro de sus dichos favoritos de este año: “sean ligeros con los pies”.

Mike Tomlin lo usó con frecuencia en el período previo al campamento de entrenamiento, describiendo cómo los Steelers se prepararían para el partido de temporada sin una pretemporada.

“Tenemos que tener un plan duro, pero también tenemos que ser livianos”, dijo durante la temporada baja. Y tras el aplazamiento del partido contra los Tennessee Titans, Tomlin repitió la línea.

“No lo pensamos demasiado”, recordó Tomlin sobre los cambios en la temporada 2020. “Puedes paralizarte con planes de contingencia. Tenemos un plan duro, pero solo estamos comprometidos a ser ligeros y estar listos para ajustarnos cuando las circunstancias lo requieran. Así que nos movemos dentro de nuestro ritmo normal”.

Pero incluso antes de decirlo en voz alta enfrente de los medios, Tomlin ha liderado a su equipo con esa mentalidad.

El proceso de adaptación a las inusuales circunstancias forzadas por la pandemia de COVID-19, comenzó en marzo cuando casi todos los viajes previos al draft estaban fundamentados y los equipos trasladaron sus evaluaciones a entornos virtuales, albergando entrevistas con los jugadores en Zoom y FaceTime en lugar de tener juntas cara a cara. Pronto todo fue virtual: el draft, las juntas con novatos y los OTA (actividad de equipo organizada, por sus siglas en inglés). Para algunos, la transición fue fácil. Para otros, no tanto.

“Trabajo duro para no resistirme”, señaló Tomlin. “Nuestros entrenadores hacen lo mismo, pero algunos de nosotros somos dinosaurios. Cedemos terreno a regañadientes, por así decirlo. Pero más que nada, ganamos experiencia con esto. Cuanta más experiencia obtienes, más cómo te sientes, más te haces innovador y, con suerte, eso sucede con nosotros. Sé que trabajo duro para que eso suceda conmigo y en las cosas que necesito hacer por el grupo”.

Tomlin siempre ha sido un tipo sin excusas, algo que él y su equipo han encarnado aún más esta temporada.

Cuando la semana de descanso se trasladó de la Semana 8 a la Semana 4 del calendario debido a un brote de COVID-19 en Titans, Tomlin lo dijo sin rodeos: “No importa”.

Unas semanas después, el equipo perdió al líder de la defensiva Devin Bush, pero nuevamente no hubo excusas. Cubrieron el lugar con Rober Spillane, un jugador bajo el radar y mantuvieron la marca de imbatibilidad.

Y hace una semana los Steelers se prepararon para los Cincinnati Bengals sin su mariscal de campo.

Los Steelers ingresaron al protocolo intensivo COVID-19 después de su victoria de la Semana 8 contra los Ravens y no han salido. E incluso antes de que fuera ordenado por la liga, los Steelers implementaron más protocolos que, en teoría, dificultarían la comunicación y la preparación, reuniéndose virtualmente en todas las juntas e ingresando al edificio solo en grupos escalonados para trabajar en la sala de entrenamiento y las sesiones en el gimnasio.

Después de que Tomlin disparara contra el MAC en su conferencia de prensa del martes, discutiendo la preparación para el partido contra Jaguars, un posible juego engañosos, diciendo: “no somos un equipo Big Ten jugando contra un oponente de MAC esta semana”, Roethlisberger, producto de MAC, bromeó con su entrenador en su conferencia al día siguiente.

“¡Lo sé! No he tenido la oportunidad de atraparlo”, contestó el mariscal cuando se le mencionaron las palabras de Tomlin. “También lo mencionó en la reunión del equipo, y no estaba muy contento con eso. Lo mencionaré, no se preocupen. Tengo que averiguar en qué conferencia están William y Mary. Diremos algo sobre eso”.

Incluso con algunas bromas, los Steelers siguen siendo el equipo trabajador y valiente dirigido por un entrenador que cree que puede adaptarse a cualquier circunstancia y capear cualquier tormenta. Es esa consistencia la que los llevó a un inicio de 9-0, incluso en medio de una extraña temporada.

“Cuando hablamos de ganar se conduce una vibra o una vibra conduce a ganar, creo que es un poco de ambas”, explicó el ala defensiva Cameron Heyward. “Ganar crea la cultura, pero la cultura tiene que seguir construyéndose sobre eso. No puedes simplemente descansar al ganar un juego y decir que has hecho el trabajo. Se necesita un buen grupo de muchachos para ser humildes y consistentes y entender que el trabajo no está completado”.