Los Buffalo Bills contemplarían cortar a un jugador no vacunado

El tema de las vacunas contra el COVID-19 ha sido fuente de debate entre algunos jugadores de Buffalo

BUFFALO -- El gerente general de los Buffalo Bills, Brandon Beane, consideraría teóricamente cortar a un jugador no vacunado si significara que el equipo pudiera deshacerse de los protocolos de COVID-19 restringiendo reuniones presenciales en la NFL.

"Sí, lo haría", dijo Beane a la transmisión oficial del equipo, "One Bills Live", este miércoles.

"Ustedes lo vieron en las instalaciones, teníamos tres o cuatro reuniones al mismo tiempo, y a veces están hablando al mismo tiempo. Pero, fue la única manera de hacerlo y tener distanciamiento social", agregó, refiriéndose a los protocolos de la NFL que limitan el número de jugadores que pueden reunirse en cada evento. "Así que sería una ventaja cortar a un jugador para caer bajo esa sombrilla".

La respuesta de Beane llegó a una pregunta respecto a potencialmente cortar a un jugador en el espectro bajo de la plantilla de 53 hombres de Buffalo, y llega en un momento en que la NFL está aflojando sus restricciones para los equipos cuyos empleados y jugadores han sido vacunados en su totalidad.

Los Bills, por ejemplo, fueron uno de numerosos equipos a los que se les permitió llevar a cabo el Draft 2021 en sus instalaciones y sin ejecutivos portando máscaras bajo las nuevas reglas después de la vacunación.

Los Bills no dejaron a Beane disponible para ofrecer comentario.

Lo que no está claro, es cómo la NFL podría expandir su política, en caso de hacerlo, una vez que los equipos comiencen a entrenar en sesiones presenciales.

El año pasado, los equipos se vieron limitados a celebrar la mayor parte de sus reuniones vía Zoom, con restricciones aplicando a cuántos jugadores y coaches podían reunirse en un momento. Oficiales del equipo y jugadores también debieron someterse a pruebas diarias por COVID-19 y portar máscaras.

Beane espera que esas restricciones sean relajadas, notando que esas normas todavía están por determinarse.

"Pienso que habrá algunos incentivos. Si tienes a 'X' porcentaje de tus jugadores y empleados vacunados, puedes vivir normal; llamémosle un regreso a los días de antaño", dijo.

"Si no, entonces va a lucir más como el año pasado", agregó Beane. "Pero, espero que si esas son las reglas, vamos a tener a suficientes personas vacunadas para no tener que lidiar con esas jaquecas".

El tema de las vacunas ha sido fuente de debate entre algunos Bills.

El mes pasado, el quarterback Josh Allen dijo al podcast "The Ringer" que la decisión de vacunarse es personal, añadiendo que seguía debatiendo si se vacunaría contra el COVID-19 o no.

"Pienso que todos deben tener la elección de hacerlo y no hacerlo", expresó Allen, hablando vía video desde su casa de temporada baja en California. "Te metes en esta situación complicada donde, si lo obligas, eso va en contra de lo que dice nuestra Constitución, y la libertad de expresarte de un modo u otro".

La NFL y NFL Players Association están fomentando, pero no obligando, a jugadores a vacunarse.

La esposa del safety titular Jordan Poyer, Rachel Bush, ha protestado activamente en contra de las máscaras y las vacunas en su cuenta de Twitter. Bush es una modelo de Instagram con casi 91,000 seguidores.

El miércoles, Bush borró una publicación en la que notó que varios jugadores de alto perfil están en contra de recibir la vacuna.

En la publicación borrada, publicada cerca de una hora después de que Beane hablara, Bush escribió: "Me pregunto si en Buffalo saben de hecho cuántos jugadores están en contra de ser un experimento para la vacuna. Conozco algunos nombres importantes, de primera. No se puede obligar a nadie a nada".

Bush luego cuestionó si algún movimiento para vacunar a los jugadores podría crear división.

"Tenemos que mantener las vibras que hemos tenido en el pasado, si esperan éxito este año", escribió.

Poyer fue un capitán para la defensiva en la temporada pasada.

Los Bills vienen de una temporada de destape en la que ganaron su primer título de la AFC Este desde 1995 y llegaron a lo más profundo en playoffs que habían alcanzado en 27 años, antes de caer ante los Kansas City Chiefs en el Juego de Campeonato de Conferencia.