¿Por qué Washington volverá a ganar la NFC Este?

El WFT puede convertirse en el primer bicampeón de la irregular división en los últimos 17 años a pesar de no ser favorito

La División Este de la Conferencia Nacional actualmente es una de las más impredecibles de la NFL debido a los altibajos de sus equipos en las últimas temporadas. Y es que desde hace 17 años ningún equipo la ha ganado de forma consecutiva, siendo las Philadelphia Eagles los últimos en conseguirlo.

Según el portal William Hill, los Dallas Cowboys son los favoritos para llevarse el Este de la Nacional con un momio de +105, seguido por el Washington Football Team con +275, después se encuentran los New York Giants con +450 y Philly con +500.

Gran parte del favoritismo por el equipo texano es gracias a la extensión de contrato y regreso de su quarterback estelar Dak Prescott. No cabe duda que es un mariscal con mucha calidad, que sabe aprovechar los recursos que tiene, pero esto no es suficiente para ganar la división ya que en los Cowboys existen muchas dudas del lado defensivo

Es por eso que hoy les diré por qué Washington es el principal candidato para ganar su división.

Mejoraron su gran defensiva

El entrenador en jefe Ron Rivera y el coordinador Jack Del Río lograron consolidar una muy buena defensiva la temporada pasada, pues Washington fue el segundo equipo que menos yardas por aire permitió y el cuarto con menos pases de touchdown en contra. Además, su defensiva fue la quinta con más intercepciones y la sexta con más capturas de quarterback.

Cuentan con un monstruo como es Chase Young, quien tuvo una gran temporada como novato y es momento de comenzar a consolidarse en la mejor liga deportiva del mundo. En el 2020 sumó 7.5 capturas de quarterback, 44 tacleadas, forzó cuatro balones sueltos y consiguió un touchdown.

Para hacer aún más sólida esta defensiva añadieron a su plantilla durante la agencia libre al esquinero William Jackson, quien verá mucha actividad gracias a que los mariscales de campo tendrán que lanzar rápido ante la presión de la línea defensiva.

Y no podemos olvidarnos de Jamin Davis, el apoyador que seleccionaron en la primera ronda del draft, si alguna posición necesitaban mejorar era esta, Davis cuenta con la versatilidad para ser uno de los mejores de la liga en su posición


Curtis Samuel y Dyami Brown

Una de las mejores adquisiciones de Washington fue la del ex receptor abierto de los Carolina Panthers, Curtis Samuel, que fue pieza importante para su equipo en la campaña del 2020, gracias a su versatilidad tanto recibiendo como corriendo el balón.

Por aire sumó 851 yardas, con un promedio de 56 por partido, y tres touchdowns. Además, corrió para 200 yardas y dos anotaciones.

La firma de Samuel hizo que la balanza se inclinara en contra de Dallas, pues su aporte será importante tanto por aire como por tierra, ya que cuenta con manos muy seguras (atrapó el 79.4 por ciento de los pases) y una gran velocidad para eludir rivales.

Es el complemento perfecto para Terry McLaurin, Antonio Gibsony el ala cerrada Logan Thomas, además del novato Dyami Brown quien cuenta con la velocidad para ser una gran opción en el juego vertical, algo con lo que Washington no contaba desde la salida de DeSean Jackson.


Apuestan por la magia y experiencia de 'Fitzmagic'

La temporada pasada entre bajas de juego y lesiones, Washington no pudo contar con un quarterback constante, pero ahora tienen al veterano Ryan Fitzpatrick, quien no tiene los reflectores de otros mariscales de campo, pero ha demostrado constancia y en ocasiones sigue apareciendo su magia que lo llevó a obtener el sobre nombre de 'Fitzmagic'.

En la temporada del 2019 estuvo muy cerca de igualar sus mejores números conseguidos con los Buffalo Bills entre el 2010 y 2012, pues sumó 3,529 yardas y 20 touchdowns en 311 pases completos. Mientras que en la campaña pasada logró su mejor porcentaje de pases completos con 68.5 por ciento; sin embargo, debido a la transición hacia Tua Tagovailoa, no fue titular en todos los encuentros.

Como olvidar aquel pase contra Las Vegas Raiders en el que con todo y que le jalaron de la careta lanzó sin ver y completó un pase de 34 yardas, lo que le permitió a su equipo llevarse la victoria en los segundos finales.

De ese tipo de magia es la que se espera que muestre con Washington. No sé si será titular en todos los partidos, pero es una pieza segura y fundamental para la temporada.

Y si por alguna razón Fitzpatrick no llegara a funcionar está la sorpresa de Taylor Heinicke quién tuvo una buena actuación en los playoffs ante los Tampa Bay Buccaneers y se dice hasta el momento está haciendo las cosas muy bien en los minicampamentos


Diciembre el mes decisivo

Washington debe cerrar más fuerte que nunca la temporada, pues en las últimas cinco semanas enfrentará a todos sus equipos divisionales tanto en casa como fuera de ella, solo en la Semana 2 recibirá a los Giants y el resto de partidos antes de la Semana 13 serán contra equipos que no son de la NFC Este.

Gran parte de su temporada dependerá de estos cinco partidos, he aquí la importancia de tener un cierra a paso firme para lograr el cometido.