Las interrogantes para el campamento de entrenamiento de los Cowboys

Desde, la salud de Dak Prescott, el nivel de la línea ofensiva hasta la reconstrucción defensiva, abundan los cuestionamientos para los Dallas Cowboys en el verano

OXNARD -- Los Dallas Cowboys abrieron su campamento de entrenamiento del 2021 este miércoles en el River Ridge Residence Inn. Aquí hay un vistazo más profundo a las tramas a seguir en este año:

¿Qué debemos seguir de cerca respecto al regreso del quarterback Dak Prescott de una fractura compuesta y dislocación de tobillo derecho?

Prescott ayudó a borrar cuestionamientos respecto a la estabilidad de su tobillo durante las actividades organizadas del equipo y el minicampamento de los Cowboys en este receso de campaña. No participó en los ejercicios de 11 contra 11 solo como precaución; no porque no estuviera listo para participar.

De cara al campamento de entrenamiento, el plan es que Prescott entrene todos los días, pero el head coach Mike McCarthy dijo que el club será inteligente y dará a Prescott el tiempo que necesita. Los Cowboys no planean entrenar más de tres días consecutivos mientras estén en California en camino al Clásico del Salón de la Fama el 5 de agosto, y una sesión de un día conjunta con Los Angeles Rams. Prescott dijo que cualquier dolor residual se esfumó conforme avanzaron las prácticas de primavera, pero seguirá realizando un más estricto proceso de calistenia previo a la práctica para cerciorarse de que todo está bien.

La siguiente pregunta será cuánto trabajo le den los Cowboys a Prescott en los partidos de pretemporada.

¿Cómo regresará Dan Quinn a la defensiva hasta un punto de respetabilidad después de un desastroso 2020 bajo Mike Nolan?

Realmente no hubo otro modo de describir a la defensiva del año pasado. Las probabilidades de que todo defensivo sufriera una regresión en el 2020 parecían remotas. La concordancia entre el nivel de talento y el esquema de Nolan empeoró por la falta de un receso de campaña y partidos de pretemporada por la pandemia de coronavirus.

Los Cowboys no deben preocuparse por ello este año. Quinn regresa a los Cowboys a un esquema familiar con algunos ajustes sutiles, Los jugadores han elogiado su estilo de enseñanza, disponibilidad para trabajar, y habilidad para ajustar. Si no estuvieran diciendo ese tipo de cosas, entonces sería malo. La evidencia llegará cuando empiecen los partidos.

Los Cowboys no necesitan ser una unidad impenetrable. Simplemente necesitan ser respetables, especialmente considerando la habilidad de la ofensiva de anotar puntos. Quinn es la adición más importante que han hecho los Cowboys en el receso de campaña.

¿Podrá la línea ofensiva de los Cowboys volver a ser una de las mejores en la NFL?

Para que los Cowboys brillen, así debe ser. ¿Serán alguna vez tan buenos como eran cuando Tyron Smith, Travis Frederick y Zack Martin eran considerados los mejores en sus respectivas posiciones? Probablemente no, pero eso habla de lo buena que era esta línea.

Pero, ¿pueden ser "una de las mejores", como dice la pregunta? Sí, y se reducirá sobre todo a la salud de los linieros, y la sonrisa de Smith durante el receso de campaña decía mucho. Jugó en dos partidos de la temporada pasada por un problema recurrente en el cuello que le ha molestado por buena parte de los últimos cinco años. El tackle ofensivo La'el Collins no jugó para nada por una cirugía en la cadera, pero ha perdido peso e impresionó a McCarthy con su movimiento. Martin se mantiene como el mejor o segundo mejor guardia de la NFL.

Tyler Biadasz se dirigirá al campamento como el centro titular, y lució cómodo en ese rol la temporada pasada antes de que una lesión en el tendón de la corva lo marginara por cuatro encuentros. Connor Williams se mantiene como titular en el guardia izquierdo, pero podría ver competencia de Connor McGovern.

¿Se recuperará el corredor Ezekiel Elliott de una temporada por debajo de su nivel?

No hay modo de esconder la campaña de Elliott en el 2020. Fue lejos de lo esperado y luce peor gracias a su enorme contrato. Corrió para apenas 979 yardas --el menor total de su carrera-- e impuso otra marca con cinco balones sueltos. Tuvo dos partidos de al menos 100 yardas y tres acarreos de al menos 20 yardas.

Es demasiado sencillo descartarlo y los cinco partidos que jugó con Prescott la temporada pasada podrían ser evidencia, aunque los balones sueltos preocupan. Llevaba paso para una campaña de 1,165 yardas con Prescott sobre el campo. Aunque no son las estadísticas dinámicas de los primeros cuatro años, siguió siendo suficientemente bueno cuando se toma en cuenta lo mala que fue la defensiva al inicio de la campaña del 2020 y los déficits que enfrentaba la ofensiva.

En la primavera, Elliott pareció estarse moviendo bien. Compañeros dijeron que está en gran forma y ansioso por demostrar que le queda mucho nivel de juego en su carrera.