NFL advierte: Brotes de COVID-19 entre jugadores no vacunados podrían provocar forfeits (juegos perdidos en la mesa)

La NFL agregó un incentivo adicional para los jugadores para la vacuna por el COVID-19, al amenazar con derrotas en la mesa y la pérdida del pago por juego si un contagio entre jugadores no vacunados provoca una interrupción sin solución en el calendario de temporada regular.

El comisionado Roger Goodell informó a los clubes de la nueva política en un memo. La liga ha fomentado la vacunación para los jugadores, pero no la exigido, de acuerdo a un acuerdo con la NFLPA.

En lugar de eso, la liga ha preparado una serie de incentivos. Hasta el jueves, escribió Goodell, más del 75 por ciento de los jugadores estaban al menos parcialmente vacunados y más de la mitad de los 32 equipos tienen una tasa de vacunación de jugadores por arriba del 80 por ciento.

Jugadores no vacunados serán sujetos a protocolos severos durante el campamento de entrrnamiento y la temporada regular, incluidas pruebas diarias, uso de mascarillas (cubrebocas) y restricciones de viaje. El memo del jueves aclaró que jugadores no vacunados podrían, en teoría, ser responsables por los juegos perdidos en la mesa y también la falta de pagos por esos encuentros.

La nueva política se basa en un escenario que nunca sucedió en 2020, cuando la BNFL pospuso cinco juegos y reprogramó 10 otros para adaptarse a los brotes. En 2021 se decidirá si se pierde un juego en la mesa si suceden todas las siguientes circunstancias:

  • Un juego es pospuesto por requerimiento de las autoridades gubernamentales o expertos médicos o a discreción del comisionado ante la preocupación de la salud de los involucrados del brote.

  • La liga no encuentra una fecha adecuada para reprogramar un juego dentro del calendario de 18 semanas de la temporada regular.

  • El aplazamiento original fue causado por un contagio entre jugadores no vacunados de un equipo.

La NFL pudo reprogramar todos os juegos que pospuso en 2020, pero es posible que no vaya a los mismos extremos, como celebrar un partido en martes o miércoles, como lo hizo el año pasado.

“Reprogramar o posponer un juego dependerá de razones de salud y seguridad por recomendación de expertos médicos así como consideraciones de disponibilidad del estadio, integridad del calendario, conveniencia para los aficionados y otros puntos apropiados”, indicó la liga en el memo.

Si ocurre un “forfeit” (si el partido no se disputa), jugadores de ambos equipos perderán sus pagos de este juego. El equipo que sufrió el contragio sería responsable de cualquier pérdida en las ganancias de la liga y también se le acreditaría la derrota en la siembra para los Playoffs, mientras que al otro equipo se le acreditará la victoria.

De acuerdo al Caesars Williams Hill, si un juego no se disputa, se anulará la apuesta para el spread estándar, línea de dinero y aùesta total para ese partido.

“Estos principios operativos están diseñados para permitirnos tener una temporada completa de forma segura y responsable y atender de manera justa posibles temas competitivos y económicos”, escribió Goodell. “Aunque no hay duda de que las condiciones de salud han mejorado en relación al año pasado, no podemos ser complacientes o simplemente asumir que podremos jugar sin interrupciones, ya sea por contagios por el COVID entre nuestros equipos o contagios que sucedan en la comunidad.

“Estos principios intentan ayudar a informar de decisiones, reconocer que, como en 2020, necesitaremos permanecer flexibles y adaptarnos a condiciones posiblemente en evolución”, agregó.

De acuerdo al memo, si un contagio entre jugadores vacunados provoca la posposición de un juego, la liga “intentará minimizar la carga competitiva y económica de ambos equipos participantes”.