DeAndre Hopkins y otros jugadores reaccionan por memo de la NFL sobre vacuna contra el COVID-19

DeAndre Hopkins, receptor de los Arizona Cardinals, borró un tuit que publicó la tarde del jueves, poco después de que dijo que “pondría en duda” su futuro en la NFL si la decisión de no vacunarse contra el COVID-19 potencialmente implicaba dañar las posibilidades de su equipo en 2021.

Hopkins publicó el tuit por el memo en el que la NFL describió las consecuencias para los equipos que tuvieran brotes de COVID durante la temporada 2021. La NFL dijo que se podría declarar un forfeit (derrota en la mesa) por un juego pospuesto que no pueda ser reprogramado dentro de las 18 semanas del calendario regular y que sea causado por un contagio entre jugadores no vacunados de un equipo. Además, si sucede el forfeit, jugadores de ambos equipos perderían su sueldo por ese juego.

La nueva política de la NFL provocó molestia alrededor de la liga y los jugadores reaccionaron en redes sociales y en los campamentos de entrenamiento abiertos al momento.

El ahora borrado tuit de Hopkins decía: “Nunca pensé que diría esto, pero estar en posición de dañar a mi equipo porque no quiero vacunarme me hace cuestionar mi futiro en la @nfl”.

Tras borrar el primer tuit, Hopkins publicó otro que cuestionaba, “¿Libertad?”.

Sin embargo, más tarde publicó otro mensaje, “me quedan 9 años más”.

Hopkins fue uno de varios nombres importantes que respondieron públicamente a la nueva política de la NFL.

Jalen Ramsey, esquinero de Los Angeles Rams, respondió un mensaje del reconocido coach de quarterbacks Quincy Avery.

“Eres un mal compañero si no te vacunas ahora…”, tuiteó Avery.

Ramsey respondió que conocía a dos personas vacunadas que dieron positivo por COVID y que “no consideraría a alguien como mal compañero si no se vacunaba”.

Hopkins respondió a los tuits de Ramsey al señalar que el hermano de su novia, quien está en el ejército, comenzó a tener problemas cardiacos tras recibir la vacuna. Más tarde, también borró el tuit.

En el campamento de entrenamiento de los Dallas Cowboys en Oxnard, California, el corredor Ezekiel Elliott dijo que recibió la vacuna, pero que no cree que su decisión debería hacer que otros se sientan obligados a otros.

“Me vacuné sólo porque quería ponerme en la mejor posición para ayudar a mi equipo semana a semana, pero no todos tienen esa convicción o quizá otras personas aún tienen su opinión sobre las vacunas”, señaló Elliott, quien fue diagnosticado con COVID en el verano de 2020. “No puedes forzar a alguien a hacer algo que no quiera en su cuerpo”.

“Crecí en una familia que no se vacunaba, así que es difñicil decirle a alguien a quien su mamá y papá le dijo toda su vida que no se vacunara, que ahora se vacune. Es el cuerpo de cada quien, no puedes decirle qué hacer con él.

“Es un tema complicado. Simplemente no es algo que puedas decirle a la ligera a la gente” agregó el corredor.

Jim Irsay, dueño de los Indianapolis Colts, dijo que más del 50 por ciento de roster está vacunado y que el equipo “parece enfilarse al 100 por ciento”.

“(Vacunarse) es lo que tiene mayor sentido. Siempre hay riesgos con todo en la vida y vacunarse es lo correcto”, dijo Irsay.

Matt Judon, linebacker de los New England Patriots, expresó frustración con la nueva política de la NFL con un tuit que decía, “La NFLPA (Asociación de Jugadores) apesta”.

Leonard Fournette, corredor de los Tampa Bay Buccaneers, indicó en un tuit que no se vacunaría.

“Vacunarme. No puedo hacerlo”, dijo Fournette, quien más tarde borró el tuit.

Jalen Richard, corridor de Las Vegas Raiders, exhortó también en un tuit a jugadores no vacunados a “leer las reglas, conocerlas de la forma en que conocen sus jugadas”.

“Vamos a jugar en la cárcel este año y deberían actuar de acuerdo a la situación”, agregó.

Todd Archer de ESPN contribuyó a este reporte.