Aaron Rodgers advierte que estarán en problemas si se asustan por una derrota

Rodgers explicó que sus palabras el domingo fueron para sus compañeros de equipo, no para la gente de afuera

GREEB BAY, Wis. -- Las personas que lamentaron el aparentemente relajado enfoque de Aaron Rodgers después de la derrota aplastante de los Green Bay Packers ante los New Orleans Saints en el primer partido de la temporada del domingo, deben saber esto: le hablaba más a sus compañeros de lo que le hablaba a los de afuera.

“Si nos empezamos a volver locos después de una semana, estaremos en graves problemas”, reflexionó Rodgers el jueves.

Rodgers sabe que los Packers deben mejorar mucho respecto a lo que hicieron en la derrota 38-3 ante Saints en una localidad neutral como Jacksonville, Florida –un juego que está entre los peores en la carrera de Rodgers con el marcador en contra más amplio en su carrera en un partido que haya iniciado y terminado. También fue la peor derrota en Semana 1 de un equipo que haya jugado el campeonato de la AFC o NFC en la temporada anterior.

Si el enfoque de Rodgers después de la derrota, cuando dijo que “solo es un juego”, fue temerario, explicó el jueves que el eligió esas palabras para asegurarse que sus compañeros supiesen que la derrota no es para matar la temporada –una que inició con legitimas aspiraciones al Super Bowl-.

“Cada vez que hablo, es un mensaje para ellos”, señaló Rodgers.

Luego, Rodgers se refirió a dos de sus mensajes más famosos: su discurso de R-E-L-A-X luego de una marca de inicio de 1-2 en 2014, y su “ganaremos el resto”, cuando los Packers iniciaron 4-6 en 2016.

“Ahora, no trataba de ser inspirador”, apuntó el mariscal de campo sobre su mensaje del sábado, “Trataba de poner la derrota en el contexto en el que debe estar. Y eso es, no es aceptable, pero es solo un partido y no seremos prisioneros mentales de ese pobre rendimiento”.

Escuchar al receptor abierto Davante Adams decirlo, es exactamente cómo los jugadores lo tomaron.

Adams subrayó que el ánimo en el cambión de caminó al aeropuerto, no era de oscuridad ni condenatorio, contrastándolo con otras derrotas en las que, “todos se ponen sus audífonos, nadie realmente habla mucho con otros”.

“Encuentro que mis compañeros se sacudieron esta derrota mejor de lo que hicieron con otras en el pasado. Solo debemos asegurarnos de realmente hacer algo al respecto, así no tendremos que ponerla como indicador o lidiar con ella después”.

Los Packers solo han perdido siete veces bajo el mando de Matt LaFleur en 33 juegos de temporada regular, pero la del domingo fue la tercera por 25 o más puntos. Luego las dos primeras, Rodgers respondió lanzando para cuatro anotaciones en el juego siguiente.

Eso también es signo de que Rodgers y los Packers saben cómo contestar luego de derrotas embarazosas, y hacerlo no requiere cambios al por mayor.

"No voy a hacerlo más grande de lo que es", dijo Rodgers. "Dejaré que ustedes, gente del mundo exterior, hagan todo eso. Miren, hemos ganado muchos juegos. Hemos perdido algunos. Pero sigues adelante. No importa si juegas increíble o te pasan por encima. Pasas al siguiente oponente”.

"No debería haber un gran cambio y alteración drástica en la forma en que hacemos las cosas, la forma en que practicamos, la forma en que nos preparamos. Si es lo suficientemente bueno para llevarte a cierto punto, entonces es lo suficientemente bueno de ahora en adelante. Yo no he cambiado nada de lo que he estado haciendo".

Ese puede ser el enfoque de Rodgers y de los jugadores para el primer partido en casa en el Monday Night Football (los tendrás todos por Star+) contra los Detroit Lions, pero LaFleur dijo que él y los entrenadores tienen otro trabajo, y es importante.

"¿Dónde empiezo?" LaFleur se preguntó el jueves cuando se le cuestionó sobre dónde deben mejorar las cosas esta semana. "Es nuestra responsabilidad como entrenadores asegurarnos de que nuestros muchachos estén en la posición correcta y estén ejecutando sus asignaciones. Siento que ese fue uno de los juegos en los que tuvimos tantos errores mentales nunca en mucho tiempo. Así que obviamente no hicimos un buen trabajo como entrenadores para que nuestros chicos conocieran el plan por dentro y por fuera, todos los detalles".