Chargers busca enamorar a aficionados de LA esta temporada y ser mayoría en las tribunas

Este domingo, Los Ángeles Chargers jugaron por primera vez en el estadio So-Fi con aficionados presentes, aunque el resultado no fue el esperado ni en el campo, ni fuera de él. Dallas Cowboys se impuso al final del partido 20-17 en su visita a Los Ángeles y también dominó en presencia desde la tribuna. Chargers, quien se mudó de regreso a tierras angelinas en 2017, tras 55 años en San Diego, espera reconquistar a la afición local esta temporada y que el apoyo aumente.

“Pienso que fue un gran ambiente, se sentía la energía del público. Mi enfoque fue en los aficionados locales y creo que se hicieron sentir. Sé que seguirán apareciendo porque tenemos un buen equipo. La gente en Los Ángeles verá que tenemos un buen equipo”, dijo el coach Brandon Staley después del partido.

La franquicia de Chargers ha estado en una lucha constante a través de los años buscando establecer un vínculo fuerte con la afición. Se podría decir que, es el único equipo de los 32 de NFL que juega todos sus partidos como visitantes, ya que los fanáticos rivales terminan por llenar el estadio. Eso es algo que buscaron revertir con la mudanza a Los Ángeles. Ya en 1960, su primer año de existencia, habían estados en esta ciudad.

“Me sentí orgulloso de nuestro público. El equipo rival (Dallas) por supuesto que atrae muchos aficionados históricamente, pero no los escuché mucho, escuché a los nuestros. Sentimos la energía de nuestros fans, la apreciamos y nos permitió jugar mejor. Esperamos que pueda ser una ventaja para nosotros en la temporada, el tener un público local así”, señaló Staley.

Chargers, luego de la mudanza de San Diego a Los Ángeles, jugó sus partidos como locales de 2017 a 2019 en la casa de LA Galaxy en Carson, California. En 2020, estrenó su nuevo hogar, el flamante So-Fi Stadium, inmueble que comparte con Rams, pero sin aficionados presentes debido a la pandemia. Fue hasta este domingo, que pudieron sentir lo que era tener casa llena, aunque esta se llenara de aficionados de Cowboys.

“Siempre es bueno tener a los aficionados de regreso, era un aspecto del juego que sin duda se extrañaba. Ya sea que fueran aficionados de Cowboys o de Chargers, el ambiente fue muy bueno. Desafortunadamente no jugamos de la manera que queríamos hoy, hay mucho espacio para mejorar”, dijo el mariscal de campo de los angelinos, Justin Herbert.

El joven quarterback novato del año 2020, es una de las piezas clave como la nueva cara de la franquicia, en esa búsqueda de generar identidad. Pese a sus dos intercepciones en la derrota frente a Dallas, Herbert fue instrumental en el juego. De paso, estableció otra marca al igualar a Patrick Mahomes y Dan Marino, como los únicos mariscales de campo con 10 juegos con al menos 300 yardas por aire en sus primeras dos temporadas de NFL. Considerando que aún es la semana 2, Herbert seguro ampliará dicha marca.

“Pienso que Justin Herbert estuvo sobresaliente en el partido. Considero que nos dio una verdadera oportunidad de ganar, lanzó unos pases de gran calidad y grandes jugadas. Si algunas de las penalidades no hubieran pasado, habría sido un día bestial para él. Las dos intercepciones son cosas que pasan, pero aun así creo que fue el mejor jugador en el campo, nos dio una oportunidad cada vez”, señaló Staley.

Chargers ha arrancado la temporada 2021 con marca 1-1 y para la semana 3, tendrán un duro duelo divisional visitando a Kansas City Chiefs. Su siguiente partido en casa, será el 4 de octubre en el Monday Night Football ante Las Vegas Raiders, otro juego que, desafortunadamente para los angelinos, no pinta para tener mayoría de aficionados de Chargers en la tribuna.