Inconsistencia, la normalidad en la Semana 3 de la NFL

El problema, es que equipo como Pittsburgh no parece que puedan salir del bache; otros como Chiefs o Bucs deberían hacerlo

Tom Brady lideró a los Tampa Bay Buccaneers en acarreos. Los Chiefs de Kansas City perdieron el balón en sus tres primeras posesiones.

Y fue así que ambos campeones de conferencia en la NFL perdieron el domingo.

Cumplidas tres semanas de la temporada, la inconsistencia ha sido la norma, incluso en varios de los equipos de primera línea en la liga.

Los Chiefs (1-2), Seahawks (1-2) y Steelers (1-2) han perdido dos partidos al hilo. Los Buccaneers estarían 1-2 de no haber sido por un gol de campo de último momento en la primera semana. Lo mismo sería de los Packers, que necesitaron de la intervención salvadora de Aaron Rodgers y un gol de campo de 51 yardas de Mason Crosby para derrotar a los San Francisco 49ers la noche del domingo para su segunda victoria seguida tras haber sido vapuleados por New Orleans en su primer compromiso.

Los Ravens (2-1) se salvaron de perder ante Detroit gracias a Justin Tucker al patear un gol de campo de 66 yardas que fijó un récord. Los Colts (0-3) aún no conocen la victoria y los Patriots (1-2) perdieron por 15 puntos en casa ante los Saints.

Muchos equipos apenas se están poniendo a tono en este septiembre luego que la mayoría de sus estrellas tuviera poco rodaje en agosto. Pero hay excepciones. Los Rams no emplearon a varios titulares en las exhibiciones de pretemporada y son uno de los cuatro equipos invictos, junto a los Cardinals, Broncos y Raiders.

Las debilidades de los Buccaneers, campeones defensores del Super Bowl, fueron puestas en evidencia por los Rams en la derrota 34-24. Una menguada secundaria no pudo con la poderosa ofensiva liderada por Matthew Stafford. Y el ataque de Tampa no le ayudó mucho a Brady, quien lanzó 55 veces y lideró el camino por tierra con 14 yardas y un touchdown.

“Nuestro juego fue de una sola dimensión”, dijo Brady tras actuar en Los Angeles por primera vez en sus 22 años de carrera.

“Tenemos que aprender de esto. En general, la ofensiva necesita mejorar”.

Patrick Mahomes nunca había perdido un juego o lanzado una intercepción en septiembre, hasta la semana pasada. Ahora, los Chiefs han perdido dos seguidos y Mahomes carga una marca negativa por primera vez. Mahomes lanzó una intercepción en la primera posesión y otra con el marcador empatado a 1:42 minutos del final y que llevó a que Justin Herbert lanzara para la anotación del triunfo.

“Nadie está contento por cómo jugamos”, aceptó Mahomes. “Cuando pierdes un juego en casa ante un rival divisional, no es bueno. No hemos tenido muchos de esos conmigo aquí, pero se trata de cómo respondes. Tenemos una larga temporada frente a nosotros. Se ve mal en este momento, pero si encontramos la manera de mejorar y aprender cómo ganar este tipo de partidos, estaremos donde queremos al final de la temporada”.

Mahomes tiene razón. Es una larga temporada misma que se alargó con un 17mo partido. Hay suficiente tiempo para que los Chiefs y otros recuperen el ritmo. La consistencia al final —no en las primeras semanas— es la clave para el éxito en postemporada. Pero para algunos equipos que han iniciado mal, posiblemente no tengan lo necesario para cambiar.

La derrota de Pittsburgh ante Cincinnati podría ser señal de un cambio de guardia. Los Steelers habían ganado 14 de 16 enfrentamientos ante los Bengals, pero Joe Burrow está saludable y tiene muchos recursos. En cambio, un Ben Roethlisberger con 39 años está más cerca del final de su carrera y Pittsburgh tiene marca de 2-6 luego de iniciar la temporada anterior 11-0.

Indianapolis esperaba que Carson Wentz ayudara al equipo a superar el bache en postemporada, pero continúa con los problemas que tuvo con Philadelphia. La única constante para Wentz son los golpes.

Mientras que la segunda oportunidad con un nuevo equipo para Wentz no ha resultado bien, Teddy Bridgewater está sacando el mejor provecho de su nueva oportunidad con Denver. Tiene un promedio de pases de 116,4 en tres juegos ante los Giants, Jaguars y Jets, que siguen sin ganar. La gran prueba será cuando enfrenten a rivales más fuertes.

Derek Carr ha tapado las bocas de los detractores, con un desempeño digno para ser candidato de ‘JMV’ con unos Raiders que suman un par de victorias en tiempo extra. El Monday Night Football contra Herbert y los Chargers la próxima semana representa otro desafío.

Se acerca octubre. Quizás se precise de cierto tiempo para alcanzar un nivel de juego consistente.