Médicos creen que Russell Wilson podría regresar en cuatro semanas

Luego de la cirugía, Wilson tiene posibilidades reales de regresar en el lapso más corto de acuerdo a las estimaciones iniciales

Cuando Russell Wilson fue llevado a cirugía el viernes, varios médicos estimaron que se perdería al menos seis semanas.

Pero hecha la cirugía en el dedo medio derecho fracturado de Wilson, los médicos creen que el mariscal de campo estrella de los Seattle Seahawks tenía una posibilidad realista de regresar en cuatro semanas, confiaron fuentes a ESPN.

"Esa es ahora la esperanza y, dependiendo de otros factores, es posible", filtraron a ESPN este fin de semana.

Los Seahawks y los médicos acordaron que un cronograma de cuatro semanas es el mejor escenario para Wilson, quien sufrió la lesión en la derrota del jueves por la noche ante Los Angeles Rams.

Wilson se rompió el tendón del dedo medio de la mano con la que lanza y sufrió en la derrota en Seattle por 26-17. El ocho veces Pro Bowler comenzó la terapia este fin de semana, y los Seahawks informaron el viernes en un comunicado que “se espera que regrese a jugar más adelante esta temporada".

Se perderá el partido del próximo domingo por la noche en Pittsburgh contra los Steelers, seguido de los partidos en casa contra los Saints y Jaguars antes del descanso de Seattle en la Semana 9. Si su rehabilitación y recuperación van bien, es posible que Wilson pueda regresar en la Semana 10 para jugar en Green Bay, contra Aaron Rodgers y los Packers.

Pero por el momento, la racha de 149 inicios consecutivos de Wilson, la más larga de un mariscal de campo activo, queda rota; ni siquiera se ha perdido una sola práctica en sus más de nueve temporadas con los Seahawks. Según Elias Sports Bureau, solo Peyton Manning (208) inició más juegos consecutivos entre los mariscales de campo desde la fusión de 1970.

Wilson ha pasado por algunas lesiones notables, incluido un esguince de tobillo y otra de ligamentos en 2016. Pero el entrenador de los Seahawks, Pete Carroll, dijo que "todos estaban de acuerdo" el jueves por la noche en la decisión de meter a Geno Smith una vez quedó claro que Wilson no podía agarrar el balón lo suficientemente bien como para tirarlo. Carroll insistió el viernes en que el problema de Wilson no es el manejo del dolor.