"Tienen muchas ganas de vencernos", señalan Chiefs sobre los rivales

En Kansas City reconocen que son el equipo a vencer, y eso los pone en una situación extrema, pero que les gusta

KANSAS CITY, Mo. – Al ser dos veces campeones defensores de la Conferencia Americana y con un dinámico talento con Patrick Mahomes como su mariscal de campo, es natural que los Kansas City Chiefs saquen lo mejor de cada rival.

El profundo Tyrann Mathieu sugiere que los Chiefs se están desgastando debido a esa carga.

“Debemos encontrar una forma de cavar más profundo”, reflexionó Mathieu el domingo por la noche luego de la derrota 38-20 ante los Buffalo Bills. “Cada equipo que enfrentamos nos quiere vencer. Tienen muchas ganas de vencernos. … Vamos a Washington (esta) semana y nos querrán vencer”.

“Los muchachos trabajan más (en la preparación para enfrentar a Chiefs), los entrenadores igual. Estos chicos vienen a nuestro estadio y todo lo que quieren hacer es ganar. Hay cierta urgencia cuando juegas para los Kansas City Chiefs. Todos están en la liga, quieren lo nuestro: los Mahomes y los Hills y todo el éxito que tenemos, los equipos persiguen eso, la gloria”.

Los Chiefs, que iniciaron las previas cuatro temporadas ganando al menos cuatro partidos, están 2-3 y en un lugar inusual –último lugar en la AFC West-. Tuvieron un complicado calendario –cuatro de sus cinco oponentes parece llegarán a postemporada—pero, raramente, no lo supieron manejar.

Gran parte del problema reside en una defensa que está última en la liga, permite casi 33 puntos por partido. Eso se puede atribuir a muchos factores, pero parece haber pocas dudas de que uno de ellos es que los oponentes, como dijo Mathieu, están dedicando tiempo extra para prepararse para ellos.

El entrenador de Washington, Ron Rivera, será el siguiente en intentar vencer a los Chiefs el domingo. Está familiarizado enfocar la preparación ante un oponente, ya que una vez jugó para un equipo de campeonato del Super Bowl con los Chicago Bears en 1985 y luego entrenó a los Carolina Panthers a una temporada regular de 15-1 y que perdió el Super Bowl en 2015.

"Es muy difícil", aceptó Rivera. "[El entrenador de los Chiefs, Andy Reid] ganó su [Super Bowl] y la próxima temporada todos le dispararon y ahora todo el mundo le dispara de nuevo”.

"Haber perdido [el Super Bowl la temporada pasada] y el trauma de intentar comenzar de nuevo, eso es difícil. Realmente lo es. Te cuesta mucho. [Reid] ha pasado por eso dos años seguidos, Solo puedo imaginar la tensión que supone para un individuo. Es mucho trabajo. Siempre estás en la mira de las personas. Nada es fácil en ese momento. ... Estás en una situación en la que eres la vara con la que se mide".

Rivera recordó que los jugadores sienten una carga similar a la del entrenador.

"Cuando era jugador de los Bears, siempre me sentí así desde ese momento, desde 1985 en adelante, que íbamos a recibir la mejor actuación de todos".

Nadie siente lástima por los Chiefs. Llevar la diana es un problema que a cualquier equipo le gustaría tener, y Reid sugirió que hacerlo es un privilegio y no una carga.

"No me gustaría estar en una posición diferente a esta, como lo están los muchachos que han estado aquí antes", puntualizó Reid. "Y ahora tienes nuevos muchachos, por lo que no estuvieron aquí el último año o dos”.

"Todos, simplemente todos necesitamos mejorar nuestro juego y tener la misma urgencia para hacer las cosas".

Mahomes aceptó: "No me gustaría que fuera de otra manera. Quiero estar lo más preparado posible para jugar en los playoffs y tratar de llegar al Super Bowl. Si eso significa que vamos a sacar lo mejor de cada equipo, entonces estoy listo para el desafío".

El problema para los Chiefs es que no han estado listos esta campaña. Los rivales han probado consistentemente una estrategia defensiva -profundos y no blitzing - que en ocasiones ha frustrado a Mahomes y la ofensiva de los Chiefs y los ha llevado a perder balón.

La defensiva poco ha funcionado. Permiten la asombrosa cantidad de 7.1 yardas por jugada, cantidad más alta en la NFL y muy por encima del promedio de la liga de 5.7. La marca en la NFL en una temporada completa es 6.6.

Eso puede explicar por qué los Chiefs, al menos en defensa, están sintiendo la tensión.

"Tenemos que encontrar una manera de detener la hemorragia", subrayó Mathieu.