NFL dejará de ajustar por raza sus análisis cerebrales

El ajuste habría impedido que cientos de ex jugadores afroamericanos que sufrían demencia, obtuvieran compensaciones que promediaban al menos medio millón de dólares

PHILADELPHIA -- La NFL accedió a poner fin a los ajustes por motivos raciales que realizaba en pruebas para detectar demencia en jugadores retirados.

De acuerdo con los críticos, esos análisis dificultaban que los exjugadores negros obtuvieran compensaciones como parte del fondo de 1,000 millones de dólares conformado mediante un acuerdo extrajudicial para indemnizar a quienes padecen secuelas graves de las conmociones cerebrales sufridas durante su carrera deportiva.

La información sobre el fin de los ajustes por criterios raciales figura en una propuesta de acuerdo presentada el miércoles en una corte federal.

El plan de pruebas revisadas sigue a la indignación pública sobre el uso de la “norma racial”, una práctica que sólo se conoció después de que dos exjugadores de la NFL interpusieron una demanda en materia de derechos civiles sobre el tema en 2019.

El ajuste, según los críticos, habría impedido que cientos de ex jugadores negros que sufrían demencia obtuvieran compensaciones que promediaban al menos medio millón de dólares.

Los jugadores retirados negros tendrán ahora la oportunidad de hacer que sus pruebas se evalúen de nuevo. En algunos casos podrán incluso buscar una nueva serie de análisis cognitivos, de acuerdo con detalles del arreglo que fueron reportados originalmente el miércoles por el diario The New York Times.

“Ninguna norma racial o estimado demográfico de raza --ya sea para negros o para blancos-- debe usarse en el programa de arreglo en adelante”, señala la propuesta, que debe ser todavía aprobada por un juez.

El avance llega después de meses de negociaciones a puerta cerrada entre la NFL, el abogado colectivo para los jugadores retirados y los representantes legales de los dos ex deportistas negros que presentaron la demanda, Najeh Davenport y Kevin Henry.

La gran mayoría de los jugadores de la liga --70 por ciento de los que están en activo y más de 60 por ciento de los retirados que están con vida-- son negros. Así, se espera que los cambios sean significativos y le representen un costo mayor a la NFL.

A la fecha, el fondo ha pagado 821 millones de dólares por cinco tipos de lesiones cerebrales, incluyendo demencia temprana y avanzada, mal de Parkinson y enfermedad de Lou Gehrig, conocida también como ALS.

Los abogados de los jugadores negros sospechan que los blancos están reuniendo los criterios para obtener compensaciones del doble o del triple en comparación con sus pares afroestadounidenses.

Se desconoce si se realizará o divulgará alguna vez un cálculo pormenorizado de los pagos hechos a ex jugadores blancos y negros.

Ken Jenkins, exjugador negro de la NFL, junto con varios colegas, ha pedido que la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia abra una investigación. Los primeros pagos fueron otorgados en 2017.

El fondo, hoy sin un tope, se mantendría vigente durante 65 años, para cubrir a cualquier jugador que estuviera retirado cuando se aprobó.

A la fecha, unos 2,000 hombres han solicitado indemnizaciones por demencia, pero sólo el 30 por ciento de los casos se ha aprobado. En algunos casos, la NFL ha apelado los pagos a ex jugadores negros si los médicos no aplican el ajuste racial.

El nuevo plan prohibiría nuevas apelaciones con base en la raza del solicitante.