En medio de una temporada perdida, los rumores de canje no cesan para los Dolphins

Tua Tagovailoa pasa por un bien momento, el equipo pierde de último instante y, sin embargo, Dolphins son una decepción en la temporada

MIAMI -- Por un momento, pareció que incluso los pocos aficionados de los Miami Dolphins en el Hard Rock Stadium serían testigos de lo que toda la base de fans ha codiciado durante el último mes.

El mariscal de campo Tua Tagovailoa lanzó un pase de anotación a un eufórico Mack Hollins con poco más de dos minutos para el final y los Dolphins tomaron una ventaja de 28-27 contra los Atlanta Falcons, con la esperanza de que su racha de cinco derrotas fuera pronto un recuerdo desagradable. Pero el quarterback de Atlanta Matt Ryan conectó con el ala cerrada novato Kyle Pitts para poner a los Falcons al alcance de un gol de campo de Younghoe Koo, dándole a Atlanta la victoria por 30-28.

La montaña rusa parece ir solo hacia abajo para Miami (1-6).

"Es un pequeño margen de error. Estamos en el lado equivocado de eso por muchas razones", reflexionó el entrenador de los Dolphins, Brian Flores. "Continuaremos hablando de eso, pero al final del día, tenemos que producir más en el campo. Yo diría que tuvimos algunas oportunidades. Tuvimos algunas. No aprovechamos".

Desde que la NFL introdujo un formato de postemporada de 12 equipos en 1990, los 81 que comenzaron 1-6 se perdieron los playoffs y ninguno terminó con un récord ganador. El gerente general de Miami, Chris Grier, y Flores podrían tener otra temporada para cambiar las cosas, pero cada vez será más complicado vender esto a los aficionados.

Ambos deberían estar desesperados por volver a encarrilar esta temporada, y Grier podría hacer un gran movimiento para impulsarlo.

A lo largo de la semana pasada, surgieron rumores sobre el interés de los Dolphins en el mariscal de campo de los Houston Texans, Deshaun Watson, con la fecha límite de cambios para el 2 de noviembre. Se enfrenta a 22 demandas civiles que alegan agresión sexual y comportamiento inapropiado, así como una investigación del gran jurado sobre sus presuntas acciones. Flores respaldó públicamente a Tagovailoa esta semana, pero los rumores fueron suficientes para que Flores tuviera una conversación con Tagovailoa sobre ellos durante la semana.

"Realmente respeto y aprecio la transparencia [de Flores]", señaló Tagovailoa el domingo. "Me sienta. Me cuenta lo que está pasando. Tiene conversaciones con Grier y me mantiene al tanto de todas esas cosas ... Lo escucho, pero no estoy realmente concentrado en eso".

No es que Miami tenga una gran necesidad de mejorar la posición. Desde que regresó de la reserva de lesionados, Tagovailoa ha completado el 75% de sus pases para 620 yardas, seis touchdowns y tres intercepciones. Pero quizás un caso en contra de Tagovailoa es que, a pesar de esas actuaciones, los Dolphins perdieron ante los Jacksonville Jaguars (1-5) y los Falcons (3-3).

Es razonable cuestionar el techo del equipo con Tagovailoa como mariscal de campo, con Flores entrenando, con Grier como gerente general, todo eso. Los Dolphins ganaron 10 juegos en 2020, eso no es insignificante, pero algo tiene que cambiar después de un retraso inexplicablemente agudo.

"Todavía tenemos que jugar un partido a la vez. La temporada no ha terminado para nosotros", subrayó el ala defensiva Emmanuel Ogbah. "Nunca se sabe. Es difícil. Ganamos muchos juegos el año pasado y ahora estamos perdiendo, pero tenemos que seguir luchando. No podemos rendirnos ahora".

Sin embargo, esta temporada no solo es decepcionante, es desastrosa.

Los Dolphins se consideraban un equipo de playoffs al inicio de la temporada, tanto que cambiaron su selección de primera ronda de 2022 a los Philadelphia Eagles para ascender al No. 6 en general y seleccionar otra arma para Tagovailoa: su ex compañero de equipo universitario Jaylen Waddle. El novato ha sido el receptor más confiable de Miami esta temporada, pero no ha impactado en la columna de victorias.

Claro, hay un juego adicional en 2021 y un equipo de playoffs adicional por conferencia, pero no importa. Con 10 juegos restantes, será un gran desafío para Miami evitar su segunda marca perdedora en tres temporadas con Flores. Nada de lo que los Dolphins han mostrado en el campo a lo largo de siete juegos sugiere que los logros están a su alcance.

Las pérdidas de los Dolphins que edulzan la selección de Philadelphia la próxima primavera le quitan cualquier lado positivo a la derrota, y su defensiva, que terminó la campaña con 10 victorias en la temporada pasada, fue la quinta en anotaciones, décima en capturas y la primera en recuperaciones, ahora se ubica en el puesto 31, 22 y 13 respectivamente. Una ofensiva que se suponía iba a ser más explosiva con la incorporación de Waddle y el receptor William Fuller, aún no ha tenido un solo snap con Tagovailoa, Fuller, Waddle y el receptor DeVante Parker en el campo juntos.

Miami también se ubica en el lugar 30 en yardas terrestres por juego, 25 en yardas aéreas, 29 en anotaciones y 31 en tasa de bloqueos de pases según NFL Next Gen Stats. Grier ha gastado cuatro selecciones en las primeras tres rondas en linieros ofensivos desde la llegada de Flores en 2019. Esa línea ha cedido la novena mayor cantidad de capturas (17) a pesar de enfrentar la duodécima menor cantidad de cargas.

"¿Las cosas que estamos haciendo son suficientes para ponernos en el lado correcto de ese margen? ¿Comprendemos esas situaciones? ... Simplemente no estamos haciendo esas jugadas. Tenemos que encontrar una manera diferente de tratar de enseñar para tratar de ayudarlos a ejecutar mejor en esas situaciones", aceptó Flores

Hay señales de vida dentro de este equipo de los Dolphins. Acabaron con un déficit de 13 puntos para tomar la delantera al final del último cuarto el domingo y sus dos últimas derrotas se produjeron en goles de campo con tiempo agotado. Tagovailoa se ha mostrado agresivo a pesar de jugar con las costillas fracturadas.

Pero, ¿cuánto tiempo más puede hundirse este barco antes de que se tenga que hacer algo drástico?