Terence Steele y varios asistentes no estarán contra Saints por brote de COVID en Cowboys

Mike McCarthy asegura que tienen un protocolo para trabajar a distancia con la experiencia de 2020

FRISCO, Texas - La preparación de los Dallas Cowboys rumbo al partido del jueves contra los New Orleans Saints ha sido afectada por un brote de COVID-19 que dejará fuera al tackle derecho titular Terence Steele, a tres entrenadores ofensivos y a dos de sus tres entrenadores físicos.

El entrenador de línea ofensiva Joe Philbin, quien ha estado en el protocolo COVID-19 desde el Día de Acción de Gracias, el entrenador asistente de línea ofensiva Jeff Blasko, quien manejó las tareas principales en la derrota del jueves en tiempo extra ante Las Vegas Raiders, y el asistente ofensivo Scott Tolzien también se perderán el juego. El coordinador físico y acondicionamiento, Harold Nash, fue colocado en el protocolo COVID-19 con sus dos asistentes, Kendall Smith y Cedric Smith, (Smith, sin embargo, podría recibir autorización para regresar a tiempo para el juego).

"Creo que lo más importante es asegurarse de que la descripción del trabajo y la responsabilidad sean siempre estrictas", señaló el entrenador Mike McCarthy. "Nos sentimos muy bien con nuestro proceso de plan de juego. Cómo haremos las reuniones de grupo, pasaremos un poco más de tiempo juntos como grupo. Sí, así que esto es una oportunidad para los entrenadores jóvenes. Definitivamente, estaré donde necesito estar esta semana”.

Los Cowboys hacen pruebas diarias para jugadores, entrenadores y personal y continuarán hasta el martes. La liga impuso protocolos más estrictos esta semana, pero los Cowboys ya estaban en ese modo desde antes del Día de Acción de Gracias. Tendrán reuniones virtuales el domingo y el lunes y podrían continuar haciéndolo también el martes, pero McCarthy mantuvo abierta la posibilidad de una práctica "normal" dos días.

"Estamos en un ciclo en este momento en el que le estamos prestando mucha atención", explicó McCarthy.

El receptor abierto Amari Cooper se perdió los últimos dos juegos mientras estaba en la lista de reserva / COVID-19, pero se espera que regrese el lunes, y también que el receptor abierto CeeDee Lamb entrene el domingo y esté disponible contra los Saints después de no jugar contra los Raiders debido a una conmoción cerebral.

"Hablé con [el entrenador atlético en jefe] Jim Maurer esta mañana sobre Amari en particular, y él sintió que el acondicionamiento iba a ser algo que tendremos que controlar mañana", informó McCarthy. "Así que sabremos más mañana con la oportunidad de trabajar".

Todo esto llega en un momento inoportuno para los Cowboys, que han perdido tres de sus últimos cuatro partidos.

El plan era un entrenamiento más ligero el domingo. Después de las pruebas, los jugadores desayunaron para llevar y tomaron sus iPads para las reuniones. Los jugadores llegarán a The Star para el trabajo de campo que durará unos 75 minutos y luego tendrán reuniones virtuales después de la práctica.

McCarthy dijo que los Cowboys podrían pasar a un plan de reuniones que usaron el año pasado en el que el equipo estaba espaciado dentro del Ford Center.

"Pasando por la experiencia del año pasado, es sólo una cuestión de en qué plan vamos a estar".