En Ravens piensan en Lamar Jackson como su QB contra Packers el próximo domingo

John Harbaugh tiene planeado salir con Jackson, pero confía en que Huntley lo hará bien en caso contrario

OWINGS MILLS, Md. - El mariscal de campo de los Baltimore Ravens, Lamar Jackson, no fue descartado contra los Green Bay Packers el lunes, un día después de que se torció el tobillo derecho en la derrota del domingo por 24-22 ante los Cleveland Browns.

"Los planes, en mi mente, son que Lamar esté ahí", informó el lunes el entrenador de los Ravens, John Harbaugh. "Entonces, veremos a dónde nos lleva esta semana. Si puede ir, irá. Si no, Tyler [Huntley] será el mariscal de campo. Ahí es donde estamos".

Lamar Jackson se torció el tobillo derecho en Cleveland el domingo y salió del estadio con una bota protectora. Nunca se ha perdido un juego debido a una lesión en sus cuatro años de carrera en la NFL.

Harbaugh señaló que Jackson no sufrió un esguince de tobillo, "lo cual es una buena noticia".

"Tendremos que ver qué pasa a partir de ahí y cómo se siente esta semana", comentó Harbaugh.

Los Ravens (8-5) lideran la AFC Norte por un juego y buscan evitar su primera racha de tres derrotas en más de un año (semanas 10 a 12 la temporada pasada). Baltimore recibe el domingo a los Packers, líderes de la NFC Norte (10-3).

Si Jackson no puede jugar, Huntley haría su segunda apertura en la NFL. Huntley, de 23 años, quien no fue seleccionado en el draft de Utah en 2020, ha completado 58 de 85 pases (68.2%) para 528 yardas esta temporada, lanzando un touchdown y una intercepción. Casi llevó a los Ravens a un regreso récord de la franquicia el domingo.

Jackson se lesionó en la primera jugada del segundo cuarto, cuando el apoyador de los Browns, Jeremiah Owusu-Koramoah, se abalanzó sobre la pierna derecha del mariscal de campo después de haber lanzado un pase. Jackson inmediatamente cayó al suelo y se agarró el tobillo.

Desde que es el mariscal de campo titular de los Ravens a mediados de la temporada 2018, Jackson solo ha quedado fuera de juego tres veces. Se perdió dos partidos por enfermedad y se mantuvo fuera del partido final de la temporada 2019 después de que Baltimore ya tenía la siembra No. 1 en la AFC.

Antes de la lesión, Jackson estaba sumido en la mayor depresión de su carrera. En sus últimos cuatro juegos, Jackson lanzó para tres anotaciones y seis intercepciones para un QBR total de 33.4 (que fue el 25 en la NFL en ese lapso).