Matthew Stafford dice que está bien del dedo; sin presión por ganar su primer juego de postemporada

Stafford se siente listo para encarar su primer juego de postemporada con un equipo favorito, tanto física como mentalmente

El mariscal de campo de Los Angeles Rams, Matthew Stafford, dice que su dedo del pie está bien y no debería afectarlo en el partido de ronda de comodines del lunes por la noche contra los Arizona Cardinals.

Stafford hizo una indirecta amistosa a Aaron Rodgers durante su sesión semanal con los medios el jueves, un momento de ligereza en medio de preguntas más importantes sobre el mariscal de campo que intenta ganar un partido de playoffs por primera vez en sus 13 años de carrera en la NFL.

Stafford dijo que su dedo raramente se lastimó el domingo pasado cuando los Rams, campeones de la NFC Oeste, perdieron 27-24 ante los San Francisco 49ers.

"Pero va bien", señaló. "Estaré ahí. Estaré listo para jugar".

La broma sobre Rodgers surgió cuando se le preguntó a Stafford si su dedo del pie afectaría sus lanzamientos. El mariscal de campo de los Green Bay Packers presentó su pie descalzo a los periodistas durante una sesión de Zoom en noviembre como prueba de que no tenía el "un dedo COVID" sino una fractura.

"No, no lo creo", contestó Stafford. "Creo que debería sentirme realmente bien el lunes. Te lo mostraría, pero no quiero hacer eso. Eso es para que lo hagan otros. Mantendré mis dedos de los pies guardados. Pero va bien. Debería estar bien".

Los Rams incluyeron a Stafford como participante completo el jueves, aunque eso fue una estimación ya que realizaron un entrenamiento ligero.

Se le preguntó a Stafford cuánto siente que necesita probarse a sí mismo, ya que aún no ha ganado un juego de playoffs. Perdió en sus tres apariciones mientras estuvo con los Detroit Lions.

"Cada vez que entro al campo me estoy probando a mí mismo, ya sea un juego de pretemporada o un juego de temporada regular, una práctica, un juego de playoffs", reflexionó. "Quiero salir y jugar bien. Esta es solo otra oportunidad para hacerlo".

Stafford dijo que la presión no es diferente en Los Angeles en comparación con Detroit. Sin embargo, las expectativas podrían ser mayores, dado lo mucho que los Rams han cargado su plantilla en un intento por ganar el Super Bowl LVI en su campo.

Eso incluyó el canje de la última temporada baja por Stafford, quien entregó una temporada regular típicamente prolífica con 4,886 yardas (tercero en la NFL) y 41 pases de touchdown (segundo) en 17 juegos, lo mejor en su carrera. Sin embargo, sus 17 intercepciones fueron la mayor cantidad de la liga junto con el novato Trevor Lawrence. Lanzó siete intercepciones en los últimos tres juegos y perdió un balón suelto en ese lapso.

"Me encanta la competitividad, la forma en que ganamos esa división, ganamos 12 juegos con él, los estándares que tiene para sí mismo", describió el entrenador Sean McVay. "Una de las mejores cosas que más amo de este tipo es que lo primero que hará es asumir una responsabilidad extrema y responsabilidad por las cosas que puede hacer mejor. Creo que hay un riesgo con algunas de las pérdidas de balón como competidor. Seguro que no todos le caen encima, pero la respuesta es sí, estoy muy contento con él”.

"Espera jugar muy limpio en la postemporada, confiar en sus compañeros de equipo, jugar de la manera que es capaz de hacerlo, y si juega dentro de sus capacidades, confío en que sucederán cosas realmente buenas para este equipo".

McVay dijo que no cree que Stafford, de 33 años, necesite demostrar que puede ganar un juego de postemporada.

"Creo que tiene un currículum establecido", dijo McVay. "Creo que eso es algo que quieres lograr. Fue fundamental para llevarnos a nuestro primer título divisional desde 2018, pero ahora es el siguiente paso. Pero creo que su trabajo habla por sí mismo y no creo que puedas limitarlo a decir: 'Oh, él no ha ganado un juego de playoffs'".

Las derrotas de Stafford en los playoffs se produjeron después de las temporadas 2011 (en New Orleans), 2014 (en Dallas) y 2016 (en Seattle). McVay señaló que el juego de los Cowboys podría haber sido diferente si no fuera por una decisión controvertida. Detroit estaba adelante por tres puntos a mediados del último cuarto cuando los oficiales señalaron a Dallas por interferencia de pase en tercera oportunidad solo para revertir la decisión, lo que llevó a Detroit a un despeje y perder la ventaja.

"Fue una mala decisión que probablemente me multen por siquiera mencionarla", ironizó McVay. "Con toda seriedad, esto es lo loco de este juego: la narrativa es esa, pero lo más probable es que, si no se toma esa decisión, probablemente haya ganado un juego de playoffs”.

McVay dijo que el esquinero Darious Williams estará listo para el lunes por la noche a pesar de su lesión en el hombro. El equipo incluyó a su titular opuesto a Jalen Ramsey como participante completo el jueves. El profundo Taylor Rapp está progresando bien, según McVay, pero permanece fuera de juego mientras está en el protocolo de conmoción cerebral.

La conmoción cerebral de Rapp y la lesión en el tobillo del compañero de seguridad Jordan Fuller llevaron a los Rams a sacar a Eric Weddle, de 37 años, de su retiro de dos años esta semana y firmarlo con su escuadrón de prácticas. McVay dijo que su papel exacto aún está por determinarse, pero Weddle no dejó dudas de que espera jugar el lunes y dijo que de lo contrario no estaría aquí.

"Una vez que juegas tanto tiempo como lo hice yo, el fútbol americano se convierte en quien eres", reflexionó. "Entonces, aunque no he jugado, seguí entrenando como si estuviera jugando, aunque nunca fue una posibilidad remota durante el último año y medio porque estaba bastante decidido en mi decisión y muy feliz. Esto de ninguna manera es que tenga picazón ni nada por el estilo; fue solo una oportunidad única en la vida, honestamente".

El corredor Cam Akers no figuraba en el informe de práctica de los Rams, lo que indica que fue un participante regular. Akers estuvo en 13 jugadas la semana pasada en su primer juego de regreso luego del desgarro en el tendón de Aquiles que sufrió durante el verano. Ganó 13 yardas en ocho toques contra los 49ers.

"Siento que estoy al 100 por ciento, pero decir eso probablemente no te haga creerlo. Prefiero ir a jugar, mostrarle a la gente que estás al 100 por ciento. No mostrarme a mí mismo porque ya lo sé. Solo salir y hacer jugadas".