El equipo ofensivo ideal de novatos de la temporada 2021 en la NFL

Repasamos a los mejores jugadores de primer año en la liga para encontrar a la ofensiva ideal de la temporada del 2021

La temporada regular del 2022 tuvo una gran cantidad de debutantes estelares, desde receptores abiertos eléctricos hasta columnas inamovibles en las trincheras. No faltaron récords quebrados, tampoco.

Es momento de reconocer a los mejores novatos en la primera campaña regular de 17 partidos en la historia de la NFL, lo mejor de lo mejor entre los rostros nuevos de la liga. Ojo, aunque hay varios de estos nombres que todavía desempeñan roles importantes en playoffs, la lista se hizo con base en los desempeños de temporada regular.

Sin más preámbulo, vamos con los jugadores ofensivos, con los defensivos por ser publicados más adelante:

Quarterback

Mac Jones, New England Patriots.

Realmente, no hay otra opción aquí. Diez quarterbacks fueron seleccionados en el pasado draft de la NFL, y solamente uno condujo a su equipo a los playoffs. Jones obtuvo el puesto titular después de la batalla por posición más genuina, superando a Cam Newton, y tuvo a los Patriots en la pelea por el título de la AFC hasta la última jornada. Su marca como quarterback titular es de 10-7, completó el 67-6 por ciento de sus envíos y tiró 22 touchdowns contra 13 intercepciones. Se colocó N° 16 en la liga en Total QBR con un 51.3, cuando ningún otro quarterback novato calificado alcanzó los 36 puntos en la métrica de ESPN. No es válido afirmar que solamente fue un administrador de partido para un equipo colmado de talento, sino respondió con jugadas importantes en momentos grandes, destacando una rápida lectura y la capacidad de deshacerse rápidamente del ovoide. Una mala salida en postemporada no mancha una campaña debut positiva.

¿Quién más? No hay mucho qué presumir aquí, con respecto al resto. ¿Significa eso que Trevor Lawrence, Zach Wilson, Trey Lance, Justin Fields y Davis Mills son fiascos de draft? De ninguna manera, pero está claro que hay mucho por mejorar, tanto en el aspecto individual como por parte de sus equipos. Otros como Ian Book jugaron demasiado poco como para tener una evaluación justa.


Corredores

Najee Harris, Pittsburgh Steelers.

Los números por sí solos son bastante buenos: 307 acarreos para 1,200 yardas --cuarto en la NFL-- con siete anotaciones por tierra, aunado a 74 recepciones para 467 yardas con tres touchdowns adicionales. Además, Harris fue el único corredor genuino de tres oportunidades entre los novatos de este año, de principio a fin. Si a eso le sumamos que no tuvo balón suelto en los 381 toques de balón con los que lideró a la liga en campaña regular, entonces se confirma una buena temporada. Sin embargo, también hubo momentos de la temporada en los que se desvaneció un poco, incluyendo el inicio del último tercio. Además, Harris necesita elevar ese promedio de apenas 3.9 yardas por acarreo. En playoffs, Harris contribuyó a una miserable salida de Pittsburgh con su primer balón suelto como profesional.

Elijah Mitchell, San Francisco 49ers.

Mitchell jugó apenas 11 partidos, pero fue el segundo novato con más yardas por tierra (963), y encontró las diagonales cinco veces por la vía terrestre, además de otra por la vía aérea después de 19 atrapadas para 137 yardas. Mitchell vivió su mejor momento de la campaña justo cuando los Niners más lo necesitaron, y cinco partidos de al menos 100 yardas no son cosa sencilla. Como Harris, tampoco sufrió balón suelto en el año, y tuvo un muy respetable promedio de 4.65 yardas por acarreo. En la Ronda de Comodines, Mitchell fue uno de los héroes que llevaron a San Francisco al triunfo en Dallas.

¿Quién más? Javonte Williams tuvo un gran cierre de temporada con Denver, culminando con 903 yardas y cuatro touchdowns terrestres en 17 apariciones, pero sus números se vieron visiblemente afectados por el hecho de que tuvo que compartir acarreos con Melvin Gordon III durante la mayor parte del año.


Receptores abiertos

Ja'Marr Chase, Cincinnati Bengals.

Aunque parezca lógico, es realmente excepcional que los tres receptores abiertos mejor calificados de cara al pasado draft, hayan brillado tanto desde su ingreso al campo de juego. Chase se anotó la mayor cantidad de yardas por un receptor abierto novato (1,455) desde la fusión AFL-NFL, superando la marca previa de Justin Jefferson, su ex compañero universitario (1,400), impuesta apenas hace un año. Además de ubicarse cuarto en la liga entre todos los receptores abiertos en este rubro, culminó tercero en recepciones de anotación, con 13, tercero en yardas después de la recepción, con 658, y fue segundo en promedio de yardas por pase dirigido, con 11.5. Su mejor momento llegó en la victoria de la Semana 17 sobre los Chiefs, cuando tuvo más yardas y touchdowns por recepciones (266, tres) que las yardas y touchdowns por pase de Patrick Mahomes en ese mismo duelo (259, dos).

Jaylen Waddle, Miami Dolphins.

Otro receptor abierto novato, y otra marca para la NFL. Waddle se anotó 104 atrapadas en la campaña --octavo en la liga--, dejando atrás la marca previa de 101 recepciones para una temporada de novato impuesta por Anquan Boldin en el 2003. El estelar de Miami sumó además 1,015 yardas y seis touchdowns en sus 16 encuentros disputados. Como en el caso de Chase, sin embargo, ocho pases dejados caer en la campaña es un número alto.

DeVonta Smith, Philadelphia Eagles.

Quizás haya pasado un poco desapercibido porque los Eagles fueron el mejor equipo por tierra de la NFL, pero lo de Smith también es de destacarse. Impuso nueva marca para los Eagles en yardas por recepción para un novato (916), dejando en el retrovisor la marca anterior de DeSean Jackson (912), que databa del 2008. Smith también anotó cinco veces por aire, y dejó caer apenas dos envíos en la campaña.

¿Quién más? Amon-Ra St. Brown tendría que estar incluido como cuarto en el grupo, de tener una formación de cuatro abiertos. Atrapó 90 pases para 912 yardas con cinco touchdowns, imponiendo nueva marca para los Lions en yardas por recepciones para un novato. Tardó un poco en encender la marcha, pero pocos cerraron mejor la campaña que él, con sus cinco anotaciones llegando en los últimos seis partidos.

Ala cerrada

Kyle Pitts, Atlanta Falcons.

Pitts fue uno de los pocos puntos brillantes para la ofensiva de Atlanta, quebrando la marca de yardas en recepciones para una campaña de novato (1,026), dejando atrás la marca previa que poseía el receptor abierto Julio Jones (959, en el 2011). Vale la pena destacar que Jones tuvo, en su momento, el lujo de contar con alguien como Roddy White para acaparar la atención de las defensivas, mientras que Pitts obtuvo, realmente, poca ayuda de Calvin Ridley, quien apenas participó en cinco encuentros. Donde sí se quedó corto fue en el récord de yardas en recepciones de todos los tiempos para un ala cerrada novato, quedándose a 50 yardas de las 1,076 que sumó Mike Ditka en 1961, en una campaña de 14 encuentros. De cualquier modo, no hay duda de que Pitts tiene todas las cualidades para convertirse en un pilar ofensivo para Atlanta. La única mancha en la hoja estadística, fue que pudo encontrar las diagonales solamente una vez en el año.

¿Quién más? Pat Freiermuth en Pittsburgh se anotó 60 recepciones para 497 yardas y siete touchdowns, ganando un rol mayor en la ofensiva con cada semana que transcurrió en la campaña regular.


Tackles ofensivos

Rashawn Slater, Los Angeles Chargers.

Olvídense de hablar de Slater como el mejor tackle ofensivo novato en la NFL. Ofreció una temporada en la que bien se puede argumentar que fue el mejor tackle ofensivo de la NFL, punto. Slater jugó toda la temporada por el lado izquierdo, y consistentemente dominó a quien le pusieran enfrente. Participó en 1,049 jugadas ofensivas, concedió cuatro capturas, y fue penalizado en seis ocasiones. Según la métrica de victorias en bloqueos de jugadas por pase de ESPN --instancias en que el liniero ofensivo puede sostener su bloqueo por al menos 2.5 segundos en jugada de pase--, Slater se ubicó N° 17 en la NFL, con un 90.4 por ciento de efectividad en 426 jugadas de pase. En la métrica de victorias en bloqueos de jugadas por tierra de ESPN --instancias en que el ofensivo impide que su defensivo asignado gana en su asignación en jugadas terrestres--, Slater fue el undécimo en la NFL, entre tackles con al menos 1,000 jugadas ofensivas, con un 72.9 por ciento. Solamente dos jugadores se ubicaron por encima de Slater en ambas categorías en toda la liga: Brian O'Neill de los Vikiings y Charles Leno Jr. de Washington.

Penei Sewell, Detroit Lions.

Detroit pasó todo el receso de temporada preparando a Sewell para alinear como tackle derecho, solo para alinearlo de emergencia por izquierda en el arranque de temporada, gracias a una lesión a Taylor Decker. Sewell respondió admirablemente cubriendo el lado izquierdo de Jared Goff hasta el punto de media temporada, cuando regresó Decker y Sewell se mudó a la derecha, donde jugó igualmente bien. Participó en 990 jugadas ofensivas --perdiéndose el partido final de la campaña regular-- pero con todo y eso concedió apenas cinco capturas, aunque fue penalizado en 11 ocasiones. Su porcentaje de victorias en jugadas de pase fue de 84.0 por ciento, y su tasa de victorias en jugadas terrestres fue de 72.3 por ciento.

¿Quién más? En Chicago, Larry Borom solamente inició ocho de los 10 partidos en que jugó (606 jugadas ofensivas), pero obtuvo un muy respetable 74.3 por ciento de victorias en jugadas por tierra, y 90.0 por ciento de victorias en jugadas de pase. Mientras tanto, en Pittsburgh, Dan Moore Jr. inició los 16 juegos con un porcentaje de victorias del 73.5 por ciento por la vía terrestre, y pero apenas un 75.5 por ciento en jugadas de pase, en 1,090 jugadas.


Guardias

Trey Smith, Kansas City Chiefs.

En la posición de guardia, Smith se colocó en una categoría propia. Fue el tercer mejor guardia en la métrica de victorias en bloqueos para jugadas de carrera (74.9 por ciento), y el segundo mejor guardia en la métrica de victorias en bloqueos para jugadas de pase (96.0 por ciento). No, no hablamos solamente de los novatos, sino de todos los guardias de la NFL. Por si fuera poco, lo logró como titular de tiempo completo, anotándose 1,133 jugadas ofensivas en total. Nada mal para un recluta de sexta ronda, N° 226 global en el draft. Además, cedió cuatro capturas y fue penalizado en nueve ocasiones.

Landon Dickerson, Philadelphia Eagles.

Aunque no jugó la temporada completa --13 inicios en 14 apariciones--, lo de Dickerson fue realmente notable. Su tasa de victorias en bloqueos para jugadas terrestres del 75.0 por ciento fue la segunda más alta en toda la NFL, apenas por detrás del estelar de Washington, Brandon Scherff, y se ubicó cuarto entre guardias novatos con una tasa de victorias en bloqueos para jugadas por pase, con un 92.3 por ciento. Para él, fueron 825 jugadas ofensivas en el año, en las cuales permitió apenas dos capturas y siendo penalizado en cinco ocasiones.

¿Quién más? Entre guardias novatos, Meinerz se ubicó segundo en la métrica de victorias en bloqueos para jugadas de pase, con un 93.3 por ciento, bueno para el sitio N° 21 en toda la NFL. Pero, en las jugadas por tierra, su tasa de victorias en bloqueos fue de 66.8 por ciento. Para Meinerz, fueron 15 apariciones con nueve inicios en Denver, y un total de 594 jugadas ofensivas.


Centro

Creed Humphrey, Kansas City Chiefs.

No se sorprendan si Humphrey termina con el nombramiento de All-Pro de primer equipo, a pesar de que fue ignorado para el Pro Bowl. El centro novato de los Chiefs fue el mejor jugador en su posición en toda la liga en la métrica de victorias en bloqueos para jugadas de pase, con un 97.7 por ciento, y fue el quinto mejor centro en la liga en la misma métrica, pero tratándose de bloqueos para jugadas de carrera, con un 71.8 por ciento. Cedió apenas una captura en la campaña, y fue penalizado en seis ocasiones.

¿Quién más? Siendo sinceros, no hay más de dónde elegir. Kendrick Green, de los Steelers, se colocó N° 31 y N° 32 entre centros calificados en las métricas de tasa victorias en bloqueos para jugadas de carrera y pase, respectivamente, siendo el último en ambas categorías en la liga. Admitió tres capturas y fue penalizado nueve veces en sus 15 inicios.