La fortaleza mental de los San Francisco 49ers que los tiene a un partido del Super Bowl LVI

play
Sergio Dipp: "¡Cuidado con los 49ers! Son un equipo muy peligroso" (1:08)

El equipo de San Francisco tienen dos victorias en gira durante estos playoffs y barrió la serie contra Los Ángeles esta campaña. (1:08)

Niners es un equipo que sabe sufrir, pero también ha mostrado saber ganar, aunque sea de ‘manera fea’

GREEN BAY, Wis. -- Cuando los Green Bay Packers tomaron una rápida ventaja y casi todo lo que podía salir mal salió mal, los San Francisco 49ers apenas pestañearon.

"Hubo calma, honestamente", comentó el mariscal de campo Jimmy Garoppolo, quien ayudó a los Niners a ganar 13-10 en la ronda divisional de la NFC el sábado. "... Incluso cuando tenían la ventaja, sentí que teníamos el control del juego por loco que suene. Podías sentirlo y esperábamos esa jugada que nos sacudiera".

Por supuesto que lo estaban. A pesar de todo lo que se habla sobre las identidades y el deseo de los Niners de ser el equipo más golpeador en cualquier juego, su rasgo definitorio es una fortaleza mental, que de alguna manera supera lo físico.

Este es un equipo que perdió cuatro juegos seguidos al principio de la temporada. Un equipo que tenía marca de 3-5 después de una derrota aplastante ante una versión junior plagada de lesionados de los Arizona Cardinals en la Semana 9. Un equipo que no pudo anotar varios juegos debido a una serie de errores propios. Un equipo que estaba detrás de Los Angeles Rams por 17 en un juego de la semana 18 clave para pasar a playoffs antes de recuperarse para ganar en tiempo extra.

En todo momento, habría sido fácil para los 49ers ceder y dar por terminada la temporada. En cambio, estos Niners parecen disfrutar de la presión arterial elevada que crean para sus fieles fanáticos mientras entregaban una victoria al límite tras otra.

"Era solo cuestión de tiempo antes de que las cosas comenzaran a encajar, y hemos estado en algunos juegos realmente difíciles, pero no estaríamos aquí si no hubiésemos pasado por lo que hicimos en Los Angeles contra los Rams", reflexionó el apoyador Fred Warner. "Creo que pasar por ese tipo de victoria y llevar eso a Dallas [en la ronda de comodines], ganar ese juego y luego, obviamente, aquí [en Green Bay]. Es como un libro de cuentos".

La victoria del sábado puede que sea el capítulo más dramático hasta el momento. En una noche en la que la ofensiva estaba cubierta de nieve, la defensiva de los Niners limitó al mariscal de campo de los Packers, Aaron Rodgers, al peor QBR de su carrera en los playoffs (19.3) y limitó a Green Bay a un único gol de campo en nueve posesiones luego de un touchdown en la serie inicial.

Luego, como ha sucedido tantas veces en la segunda mitad de la temporada, los Niners obtuvieron contribuciones significativas desde el lugar menos esperado. Esta vez, fueron los equipos especiales los que bloquearon un gol de campo, un gran regreso de patada llevó a un gol de campo, un despeje bloqueado a un touchdown y otro gol de campo de Robbie Gould para ganar.

Todo esto contra un equipo de Packers que podría decirse fue el mejor durante toda la temporada, mientras lidiaba con los vientos helados en el inicio del juego a cero grados y una lluvia de nieve en la segunda mitad.

En el vestuario de San Francisco se esperaba el resultado. Casi nunca es bonito, pero los resultados se han dado.

"Siento que estuvimos bajo presión todas las semanas", dijo el profundo Jimmie Ward. "Si no ganamos, la gente nos llama basura. Si ganamos, no ganamos con estilo; la forma en que todos querían que ganáramos. Entonces, al final del día, no podemos agradar a todos, pero una victoria es una victoria".

¿De dónde viene esta actitud de "nunca rendirse" al estilo de los Goonies? Ward señala el trabajo que realiza el equipo durante la temporada baja y el campamento de entrenamiento, además de los recuerdos persistentes del Super Bowl LIV que se les escapó en el último cuarto contra Kansas City Chiefs.

Warner cree que comienza con el tipo de jugadores que la franquicia busca agregar: "chicos que aman el fútbol americano".

"Nuestro equipo ha pasado por tantas situaciones diferentes este año que nunca reaccionamos exageradamente ante nada", explicó Shanahan. “Tenemos un montón de muchachos en ese equipo a los que me gusta llamar 'verdaderos jugadores de fútbol americano'. Realmente lo disfrutan. Disfrutan viéndolo. Disfrutan practicando. Y les encanta jugar. Esos muchachos, simplemente no se desaniman. No se frustran. Los muchachos simplemente siguen trabajando e intentando para cubrirse las espaldas unos a otros".

El legendario boxeador Mike Tyson dijo que todos tienen un plan hasta que reciben un puñetazo en la boca. El plan de los Niners de 2021 parece ser pararse en el medio del ring, desafiar al oponente a darle un puñetazo en la boca y luego volver con más fuerza que nunca. Es una especie de fútbol americano que raya en la locura, pero es lo suficientemente loco como para funcionar.

Los ha puesto a un juego del Super Bowl como el sembrado No. 6 en la NFC. Serán los débiles el resto del camino, primero en el Juego de Campeonato de la NFC contra los Rams, lo cual está bien para ellos.

Porque para saber a dónde van, estos 49ers nunca olvidan dónde han estado.

"Algunas de las cosas por las que pasamos este año no quiero que sucedan nunca, pero creo que eso es lo que nos ha convertido en lo que somos", razonó Shanahan. "Y creo que por eso somos el equipo que somos ahora. Por eso seguimos en pie".