Jürgen Klinsmann no volverá al Consejo directivo del Hertha Berlín

Jürgen Klinsmann no volverá a su cargo en el consejo de supervisión de Hertha Berlin, luego de que el inversor principal Lars Windhorst calificara la manera en que dejó al club de "inaceptable".

Klinsmann, de 55 años, dejó su puesto como entrenador en jefe de Hertha el martes, apenas 76 días después de su mandato, que debía durar hasta el final de la temporada. Su movimiento dejó al club de la Bundesliga aturdido.

El ex técnico de los Estados Unidos fue nombrado entrenador interino del Hertha a fines de noviembre, menos de un mes después de que Windhorst lo nombrara miembro del consejo de supervisión, que quería experiencia deportiva por una inversión de 224 millones de euros que hizo en el club.

Tras 48 horas turbulentas desde que Klinsmann anunció su renuncia en Facebook, Windhorst dijo en una conferencia de prensa el jueves que el ex jefe del Bayern Munich no volvería a la junta.

"Lamento que Jürgen Klinsmann nos haya dejado abruptamente. Hablé con él por teléfono y se disculpó por ello. Lo lamenta mucho", dijo Windhorst. "Pero, lamentablemente, por la forma en que se fue, no podrá regresar a la junta de supervisión. La forma de su partida fue inaceptable".

El empresario agregó que lamentaba que el club y Klinsmann no pudieran acordar una asociación a largo plazo. "También por los patrocinadores", dijo, y luego explicó que Klinsmann también sintió pena por su "reacción instintiva".

Agregó: "Puedes hacer eso cuando eres adolescente, pero no en el mundo de los negocios. Su nombre resonó internacionalmente. Y estábamos muy cerca de conseguir nuevos patrocinadores".

El miércoles, Klinsmann transmitió en vivo en Facebook e insinuó una lucha de poder con el ejecutivo deportivo Michael Preetz sobre las responsabilidades del entrenador. Klinsmann quería más poder cuando entró en conversaciones sobre un futuro a largo plazo como entrenador del Hertha y el ejecutivo deportivo no estaba dispuesto a dárselo.

También dijo que no había firmado un contrato en sus 76 días en Hertha. El jueves, el presidente de Hertha, Werner Gegenbauer, dijo que ese no era el caso. "Teníamos un acuerdo oral desde el 27 de noviembre y un contrato de entrenador en jefe desde el 2 de diciembre", dijo.

Y Preetz, un ex jugador de la Bundesliga, agregó que no había experimentado algo así en sus 34 años en el negocio.

Sobre la lucha por el poder, agregó: "Hubo un desacuerdo sustancial sobre las responsabilidades de un entrenador en jefe. El enfoque de Klinsmann, ya en el pasado cuando hablamos libremente de él entrenando a Hertha, siempre fue que él quiere decidir todo".

"Pero siempre debe haber alguien que tenga la última palabra. En este club, esas personas son [el ejecutivo de finanzas] Ingo Schiller y yo. Y eso no es negociable".