Guillermo: "Quiero que a Lanús le vaya bien"

El entrenador de Boca Juniors, Guillermo Barros Schelotto, resaltó el "sentimiento muy grande" que le genera Lanús por sus comienzos como director técnico y que por ello le desea que "le vaya bien" ante River por la semifinal de Copa Libertadores.

"Sin duda el hecho de haber trabajado ahí me genera un sentimiento muy grande para que le vaya bien a Lanús. Más allá que el rival de hoy es River, el cariño a la ente y la institución es my grande y uno quiere que le vaya bien", sostuvo el Mellizo ante una consulta de radio Zónica.

Guillermo trató de relativizar su posición, primero al señalar que además de River-Lanús también jugará Racing con Libertad, aunque le costó recordar el rival de la Academia.

Luego se allanó a desearle buen augurio a Lanús, al destacar que allí se inició como entrenador.

Barros Schelotto dejó entornada la puerta para que el colombiano Wilmar Barrios pueda jugar el domingo próximo ante Belgrano, pese a la reciente operación de fractura en una mano y la inminencia del clásico ante River.

"El tiene ganas de jugar, expectativas de jugar pero habrá que ver cómo lo ve el médico que lo operó y esperar el transcurso de la semana", sostuvo el entrenador al rechazar por radio Zónica que el colombiano esté marginado ya del choque con Belgrano. Sin embargo, la inminencia del súper ante River indicaría que Barrios será preservado una semana más.

Schelotto también admitió que la lesión de Fernando Gago le hace "rever las cosas" y evaluar la posibilidades de algún reemplazo habida cuenta que le volante por las rupturas de ligamentos estará varios meses sin jugar.

"La lesión de Gago te hace rever las cosas aún sabiendo que un jugador como Gago es difícil de conseguir, diría imposible", sostuvo sobre posibles contrataciones y ante una consulta sobre la eventual vuelta de Ricardo Centurión. El plantel de Boca tuvo domingo y lunes de descanso y mañana por la mañana volverá al trabajo donde el Mellizo probará variantes.

Pablo Pérez, que por la enfermedad de su padre recién volvió al club el pasado viernes, luego de lo cual se le concedieron otros tres días de licencia, estará de nuevo con sus compañeros. A lo largo de la semana se evaluará la situación de Wilmar Barrios, operado el pasado miércoles por la fractura del tercer metacarpiano de la mano izquierda, aunque en principio se apunta a preservarlo para que reaparezca en el clásico ante River Plate, el 5 de noviembre. El pasado sábado, el director técnico Guillermo Barros Schelotto probó, en partido de entrenamiento ante Ferro Carril Oeste que Boca perdió por 1 a 0 en La Bombonera, con Leonardo Jara y Nahitan Nández en dupla de volantes centrales.

Por delante de ellos se ubicaron Cristian Pavón y Cristian Espinoza como extremos, con Edwin Cardona por detrás del centrodelantero Darío Benedetto.

En los entrenamientos de los próximos días se volverá a ensayar con esa fórmula y también se les dará rodaje a otras posibilidades para, finalmente, escoger la alineación que representará a Boca en la séptima fecha de la Superliga. La probable baja de Barrios se suma a la obligada ausencia de Fernando Gago, que estará fuera de competencia por un mínimo de seis meses tras su operación por rotura de ligamentos de la rodilla derecha, con lo cual se modificará sustancialmente el medio juego titular del puntero del campeonato.

Una de las alternativas que asoma es la inclusión de Nández como único volante central, ubicándose a Cardona, que reaparecerá después de haber cumplido con su suspensión, en posición de interior, formación con la que podría resentirse la función defensiva del equipo.

La otra carta con que cuenta Barros Schelotto es el juvenil Julián Chicco, un volante central que permitiría no modificar el sistema ni mover de sus roles habituales a otros jugadores, aunque el factor negativo es la falta de experiencia del futbolista cordobés.

Además de Cardona, la otra reaparición en Boca será la de Paolo Goltz, ausente en la anterior presentación, frente a Patronato, por una distensión en el pectíneo derecho pero que ya a lo largo de la semana anterior pudo trabajar con normalidad.