Jugador brasileño perdió a su madre, no le han pagado en 4 meses, recibe dinero del gobierno y no puede regresar a su país

El sueño de jugar en Europa se convirtió en un gran problema para el lateral Vicente de Paula Mercedes. Desde su llegada a Albania hace cuatro meses, perdió a su madre, no le han pagado y no puede regresar a Brasil.

"Tuve una muy buena oferta a través de un agente que me había visto jugar. Me dijo que el equipo necesitaba un lateral y que lucharía por los títulos. Si tenía un buen campeonato, tenía la oportunidad de ir a la élite suiza, porque él tenía contactos", dijo el jugador de Bylis Ballsh a ESPN.

Vicente dice que los problemas comenzaron tan pronto como aterrizó en el país.

"Llegué para firmar el contrato, pero el agente no estaba allí. Todo lo que prometieron no se cumplió".

En febrero, la madre del jugador, que se quedó en Brasil, fue diagnosticada con cáncer de páncreas avanzado.

"Fue hospitalizada y quería volver a Brasil para poder ayudarla y hablé con el presidente del club. Me dijo que no podía darme permiso porque tenía juegos importantes y que me apoyaría, pero eso no sucedió. Estaba muy molesto y angustiado porque no podía hacer nada", recordó.

"Dije que iría a Brasil para poder darle fuerza. Fue un momento difícil porque solo éramos ella y yo. Fue muy frío y seco. No me soltó aunque le dije que iba y venía".

El 15 de febrero, la madre de Vicente murió y el club no lo dejó ir a su funeral.

"Muy repugnante, era una persona que no sentía nada por su prójimo. Ni siquiera podía hablar con él porque estaba llorando mucho. Fue un dolor único", se lamentó.

Para empeorar las cosas, el brasileño garantiza que el club no ha cumplido con el salario pactado.

"En cuatro meses, solo me dieron mil euros desde que llegué aquí, que no era mi salario. Desde que llegué aquí, siempre me han mentido. No sabía si era parte de mi salario o parte de otra cosa. Lo acepté porque lo necesitaba y envié casi todo a Brasil", señaló.

Vicente tardó casi un mes en alquilar un apartamento y, para poder comprar su comida, tenía que pagar el taxi o el hotel.

Entrenamiento en la cuarentena

El campeonato albanés se detuvo el 13 de marzo. Aún así, Vicente dice que no ha dejado de ir a las instalaciones del club.

"La FIFA dijo que no podíamos entrenar, pero el club nos dijo que si no entrenábamos, seríamos multados. Estaba muy tenso y no sabíamos qué hacer. Tuvimos que obedecer las órdenes", dijo.

Aunque necesitaba salir de la casa todos los días, el club no proporcionaba equipo de seguridad. El jugador tuvo que pagar por las mascarillas y gel antibacterial. La única fuente de ingresos de Vicente son 250 euros al mes que el gobierno albanés transfiere a la federación local para los jugadores, ya que los clubes han dejado de pagar los salarios.

"He estado haciendo buen uso de este dinero para no pasar hambre. Mi contrato con el club terminó el 23 de mayo, pero el club nunca se ha acercado para hablar sobre mi salario", dijo.

Desde entonces, Vicente no ha podido regresar a Brasil debido a la pandemia de coronavirus. Buscó asistencia legal en Brasil con los abogados Pedro Marrey Sánchez y Marcelo Amoretty.

Además, le pidió a su nuevo agente, Bruno Ricardo, que hablara con la embajada brasileña para tratar de resolver la situación.

"El Campeonato Albanés se reanudará el 3 de junio, pero no tengo cabeza para nada, sólo pienso en regresar a Brasil de alguna manera. Es difícil porque no hay vuelos por el momento y el más cercano es el 1 de junio, espero subirme a ese avión", dijo.

De Osasco a Europa

Nacido en Osasco, el brasileño comenzó como delantero en el Audax-SP, antes de ser promovido al primer equipo por el entrenador Fernando Diniz (ahora en São Paulo), quien lo convirtió en un jugador defensivo.

"Diniz me dijo que podría tener excelentes resultados y mostrar mi futbol. Y funcionó. Es un tipo muy inteligente y un padre para todos. Me ayudó mucho. Hoy está cosechando las recompensas", elogió.

Vicente también jugó prestado al Atlético de Cajazeiras-PB antes de regresar a Audax y jugar en la Copa Paulista y la Serie D del balompié brasileño.

En 2018, fue llevado por Fininho, exjugador de Corinthians, para jugar en la primera división de Ucrania en el equipo de la ciudad de Lviv.

"Al principio fue difícil adaptarse al país debido al frío y al sistema de juego. Pero luego lo hice. Jugué contra Shakhatr y Dinamo, lo hice muy bien y jugué a un alto nivel. Fue muy bueno", recordó.

Después de que el contrato terminó en Ucrania en 2019, regresó a Brasil y posteriormente recibió la oferta del Bylis Ballsh de Albania.

"No puedo esperar para volver a Brasil. Y que alguien pueda ayudarme para lograrlo. No puedo quedarme así, venir a otro país y tener esta situación de no recibir mi salario y pasar por problemas. No sé qué puede pasar aquí. Es muy dificil. Estoy pasando por muchas dificultades", dijo.

ESPN intentó comunicarse con los directivos del club Bylis Ballsh pero todos rechazaron declarar.