El DNA ganador del Real Madrid

ESPN

El Chelsea desaprovechó una oportunidad de oro y dejó vivir al Madrid. Cuidado, mucho cuidado.

No tengo más que admiración por el gen competitivo de los futbolistas del Real Madrid, este martes entregaron una prueba más. Sé que el 1-1 en Valdebebas ante el Chelsea no es un buen resultado, que admitieron un gol jugando en casa, que no sacaron ventaja para la visita a Stamford Bridge. De acuerdo, todo de acuerdo. Pero también vi la manera en que los estaba arrasando el Chelsea en los primeros veinte minutos, y los vi igualar el marcador y el trámite del partido.

El Chelsea era una aplanadora, en mucho mejor forma física. No le veían la matrícula a Christian Pulisic, Marcelo fue exhibido por la banda izquierda, Ngolo Kanté volvió a interpretar una sinfonía en medio campo, era claro que estaban en niveles distintos. Sin embargo, cuando la tempestad estaba más seria fue cuando el Madrid plantó cara. Primero vino un disparo de Karim Benzema al poste, y después el golazo del minuto 29.

Me imagino lo que más de uno del Chelsea habrá pensado, “les estamos superando con tal claridad y nos acaban de empatar. ¡Qué tenemos que hacer para liquidarlos!” De entrada, no les des una segunda oportunidad. El Chelsea se la ha dado al Madrid. Eso es muy peligroso ante el más grande campeón de Europa.

En este juego también pudimos ver la gran diferencia que hace un delantero certero, un killer del área en plenitud lleno de confianza. Timo Werner tuvo al minuto 9 una oportunidad clamorosa de gol que Thibaut Courtois sacó de manera espectacular; Benzema sacó petróleo de una jugada imposible, se creó un gol de la nada con un recurso técnico milagroso. El alemán tuvo el gol a su alcance y lo tiró por la borda, sigue sin ser el que vimos en el Leipzig, el francés convirtió una pedrada en una joya.

A todo esto, hay una evidencia muy clara. Varios de los capos del Madrid están muy bajos de voltaje. Toni Kroos y Luka Modric traen demasiados juegos en las piernas. Las pocas rotaciones de Zinedine Zidane en otras etapas de la campaña los tienen con la reserva del tanque de combustible antes de tiempo. Pero también es un hecho que sin ellos no habrían llegado a esta instancia. Es tiempo de que descansen el fin de semana ante el Osasuna y recarguen antes del viaje a Londres.

El 1-1 sigue siendo un buen resultado para el Chelsea. Sin embargo, queda la sensación de que tuvieron todo para definir la serie. En 180 minutos tendrás tu momento de superioridad, en la medida que lo reflejes en el marcador podrás avanzar. El Chelsea desaprovechó una oportunidad de oro y dejó vivir al Madrid. Cuidado, mucho cuidado. Muchos lo han lamentado.