La partida del Chelsea, continúa

ESPN

Los aficionados Blues daban la partida por perdida, pero un cambio en el tablero nos enseñó que no hay que dar por perdido al Chelsea.

Hace unos meses, específicamente el 25 de septiembre del 2020, escribí una de mis primeras columnas respecto a Marina Granovskaia, directora ejecutiva del Chelsea, y cómo ella se había vuelto la reina detrás del juego de ajedrez de Los Blues. Hoy esa partida está a un movimiento de decidirse, ni en el Gambito de la Dama pudieron predecir un final así.

El equipo londinense se encuentra en la final de laChampions League, en la final de la FA Cup y en cuarto lugar de la Premier League, sin dejar a un lado que el cuadro femenino también se encuentra en la final de la Liga de Campeones, algo que ningún equipo había logrado antes.

El camino no ha sido fácil, si hace 4 meses nos hubieran dicho que el Chelsea estaría en la final del torneo más importante a nivel de clubes, pocos lo hubieran creído. Entonces, ¿qué sucedió en el equipo para un cambio tan radical? Sencillo, la llegada de alguien que supo acomodar todas las piezas en tiempo y forma, Thomas Tuchel.

El 29 de diciembre de 2020, el Paris Saint-Germain era tercero de la liga francesa, a solo un punto del Lyon y Lille, cuando el equipo parisino anunció la salida de Tuchel; poco importaron sus dos Ligas, una Copa, una Copa de la Liga, dos Supercopas, y ser el primer entrenador en meter al equipo parisino a una final de Champions. No hubo problema, menos de un mes después el alemán ya tenía trabajo. El 26 de enero de 2021, el Chelsea anunció la destitución de Frank Lampard y el fichaje del exentrenador del Borussia Dortmund por los próximos 18 meses.

La tarea no era fácil, Los Blues eran novenos en la Premier League a siete puntos de la zona para Champions cuando Tuchel llegó, ahora son cuartos. Pero más allá de la posición en la tabla, ha sido la forma. Un equipo que estaba perdido psicológicamente, con un vestuario dividido, y sin un patrón de juego definido se convirtió en un conjunto solido, con personalidad y sobretodo con hambre. Su equipo, su barrio y los números lo respaldan, de 24 partidos al frente, 18 quedaron imbatidos, recibiendo solo 10 goles y la mitad fueron en la derrota contra el West Bromwich Albion (2-5).

Pero esa solidez no es únicamente en la defensa, Tuchel ha logrado armar un esqueleto completo con un centro del campo inquebrantable comandado por N'Golo Kanté.

Poco más de 100 días le fueron suficientes a Thomas Tuchel para convertirse en el primer entrenador en llegar a la final de la Champions League dos temporadas consecutivas con dos equipos distintos. Todo esto fue justo cuando los aficionados Blues daban la partida por perdida, todo parecía que sería un Jaque, pero un cambio en el tablero nos enseñó que no hay que dar por perdido a un equipo como el Chelsea, los cuales quieren tener su propio jaque mate.