Brasil y el resto

ESPN

El panorama luce brillante para Brasil, el anfitrión, mientras que la presión continúa acechando a Argentina.

Brasil nunca perdió una Copa América que haya jugado en casa. Un dato que se vuelve sólido ante la actual versión invicta de la verdeamarelha: su paso en las eliminatorias a Qatar de Conmebol es perfecto. Han ganado 6 de 6 con las dos jornadas pendientes aplazadas de marzo, aún pendientes.

Más allá de las estadísticas, la selección de Tite lo tiene todo. Por donde se le mire tiene nombres y encima carece de dependencias. Aquí parece que la sinergia funciona: el bloque es más que la suma de las partes. Ya lo demostraron al ganar la competencia en 2019 sin Neymar. Que si cambiamos los jugadores parece que la camiseta juega sola.

En la defensa, con Marquinhos, que marcó el primero de los brasileños en el torneo ante una diezmada Venezuela. Militao, que viene de ser uno de los efectivos de Zidane ante las constantes ausencias. En el centro con Casemiro, un jugador diferente que sabe leer los momentos y construir en función de. Y adelante Neymar. Que viene enchufado. Anotó ante la Vinotinto y había hecho lo mismo en eliminatorias ante Paraguay y ante Ecuador.

Los brasileños lo tienen todo. Sobre todo, la presión de Argentina. Una Albiceleste que no levanta un título desde el 93 y con los puntos suspensivos de las finales perdidas. Podría ser uno de los últimos cartuchos de Messi con esa camiseta. Con el futuro en la pausa de lo incierto, aunque con 33 años da la impresión de que se antoja para más. Dependiendo, suponemos, de lo que consiga en esta edición de la Copa América. Y de Qatar que espera en la siguiente esquina.

El panorama luce brillante para Brasil, el anfitrión, mientras que la presión continúa acechando a Argentina.