Los partidos de Junior y América en Barranquilla, marcados por las protestas

La cuarta fecha de la CONMEBOL Libertadores para los equipos colombianos se jugó bajo los reclamos de los manifestantes de la capital del Atlántico. El jueves, hubo siete interrupciones por los gases que llegaron al estadio Romelio Martínez.

La tensión social que comenzó con protestas contra una reforma tributaria y ya completa dos semanas en Colombia marcó esta jornada del torneo continental. Desde el miércoles cuando arrancaron los partidos de local para Junior y América se sintió la alteración del orden público en las cuadras aledañas al escenario deportivo.

Las dificultades más grandes se presentaron en el compromiso entre los escarlatas y Atlético Mineiro. La presencia de los gases con los que la fuerza pública intentó dispersar los reclamos, apareció en el campo de juego. Eso retrasó por unos minutos el comienzo del encuentro.

Con la pelota en juego hubo más pausas. Por ocho minutos y con el marcador 1-1, los 22 jugadores regresaron a sus camerinos antes del final del primer tiempo. El partido se completó en las mismas condiciones.

El miércoles tras el empate 1-1 de River contra Junior, el técnico Marcelo Gallardo indicó que "no fue normal en la previa, ni durante el partido. Se jugó en situaciones incómodas. Fue una situación anormal en todo sentido”.