El FPC pierde su prestigio continental: flojo de local, sin nuevas figuras y poca ambición

América, Santa Fe, Atlético Nacional y Junior no pudieron clasificarse a los octavos de la CONMEBOL Libertadores ESPN.com

Nacional, Junior, América y Santa Fe terminaron eliminados en la fase de grupos de esta CONMEBOL Libertadores. Después del título de 2016, nuestro fútbol apenas clasificó un equipo a los octavos de final. Una realidad que duele.

El presente internacional del FPC es desolador. Dos equipos coleros en sus grupos de Libertadores, tres victorias en la fase de grupos, poca jerarquía para remontar situaciones difíciles.

Ese crecimiento sostenido que mostró desde 2013 con participaciones en semifinales (Santa Fe), cuartos 2014 y 2015 (Santa Fe y Nacional) y que alcanzó su máxima expresión en el título verdolaga de 2016 se vino al piso. La última vez que alcanzó los octavos de final fue en 2018. El equipo antioqueño dirigido por Jorge Almirón ganó su zona con 10 puntos, sin embargo, lo eliminó Atlético Tucumán.

Esta debacle puede explicarse por la fragilidad de nuestros equipos en casa, por el excesivo respeto ante rivales argentinos y brasileños, la falta de nuevas figuras en los planteles y la poca ambición.

  • Malos locales: tres victorias en los últimos dos años

Jugar en casa resulta un castigo. Desde 2017 apenas hubo 14 triunfos en las fases de grupos. Santa Fe ajustó tres participaciones con solo uno: ¡a Sporting Cristal hace cuatro años! En 2020 el único lo tuvo Junior ante Independiente Del Valle y en esta edición, lo lograron Nacional contra la U. Católica y América a La Guaira.

El mejor local fue el verdolaga de Almirón. Consiguió tres victorias: Delfín, Bolívar y Atlético Tucumán. Demasiado respeto con los brasileños y argentinos de local

El fútbol colombiano volvió a los complejos cuando recibió a rivales más poderosos en El Campín, Atanasio Girardot, Pascual Guerrero y el Metropolitano. En los 23 partidos más recientes contra argentinos y brasileños tiene cuatro victorias, nueve derrotas y 10 empates.

Los triunfos se reparten así: uno de Nacional a los tucumanos en 2018; uno de Nacional a Estudiantes de La Plata en 2017; otro de Junior a San Lorenzo en 2019 y uno de Deportes Tolima a Paranaense en 2019.

  • Sin nuevas figuras y referentes que no marcan diferencia

Yerry Mina, Francisco Meza, Davinson Sánchez, Sebastián Pérez, Miguel Borja, hacen parte de esa dinastía que tuvo protagonismo en las Libertadores 2015 y 2016. Todos llegaron a la Selección Colombia desde el fútbol local y después a ligas extranjeras. Su nivel fue potenciado por el respaldo, compromiso y experiencia de futbolistas como Wilson Morelo, Macnelly Torres, Franco Armani y Alejandro Guerra.

Esa promoción de figuras jóvenes se frenó. Tampoco ayudaron los referentes, apagados en momentos definitivos. Duván Vergara, Jarlan Barrera, Yesus Cabrera, Jonathan Alvez, Teo Gutiérrez, mostraron indiferencia.

  • Poca reacción a la adversidad

El espíritu combativo con el que a veces disimuló malos partidos nunca apareció para los equipos colombianos. Se derrumbó ante las primeras señales de adversidad: goles de camerino, localías por fuera de sus ciudades, presión por ganar en la última jornada.

La realidad duele. Nuestro fútbol perdió prestigio y respeto en el continente.