A la Selección Mexicana la opaca una ciudad en luto

DENVER -- En la estatua de Pat Bowlen, dueño de los Denver Broncos que murió hace cuatro días, hay más gente rindiendo tributo que en las taquillas del inmueble comprando boletos para el partido entre México y Canadá de la Copa Oro.

El juego de la Selección Mexicana contra los de la hoja de maple será el primer evento deportivo después de la muerte de Mr. B, cómo le decían al difunto propietario del equipo de NFL, por eso el compromiso del Tricolor ha pasado casi desapercibido.

A dos días del partido, aún hay localidades en las taquillas, la entrada más barata vale 54 dólares (aproximadamente mil pesos mexicanos) y el boleto más costoso está en 189 dólares (casi cuatro mil pesos mexicanos).

En los alrededores del estadio de los Broncos, hay pancartas alusivas al equipo de la NFL y apenas hay un cartel, acompañado de un balón, que anuncia el segundo partido de la Copa Oro de la Selección Mexicana.

La franquicia de Colorado tiene planeado exhibir los tres trofeos Lombardi que se ganaron durante la gestión de Bowlen, para homenajear al difunto de 75 años, el martes. La muestra terminará una hora y media antes del reconocimiento de cancha de las cuatro selecciones nacionales que están participando en Copa Oro.

Antes de la fiesta de la Selección Mexicana en Denver, un homenaje al difunto dueño de los Broncos.