Titular, semifinalista de Champions y clasificado a Europa: la temporada de Pervis Estupiñán en Villarreal

El ecuatoriano Pervis Estupiñán cerró una temporada inolvidable con la camiseta de Villarreal, en la que terminó como titular, alcanzó las semifinales de la UEFA Champions League y logró la clasificación para la UEFA Conference League del próximo año.

Fue una gran campaña para uno de los pilares de la Tri. Aunque no comenzó del todo bien por su escasa participación en la primera mitad del curso, terminó de gran forma, con gran aporte desde el inicio de los partidos más importantes del año.

Pervis jugó su segunda temporada en el Submarino amarilo, después de la 2020/21 en la que se coronó campeón de la UEFA Europa League.

Su primer partido fue la Supercopa UEFA, ni más ni menos que contra Chelsea. Allí, en Belfast, tuvo una participación importante al ingresar a los 13 minutos del segundo tiempo y convertir su gol en la definición por penales que perdió su equipo.

En la Liga le costó afirmarse, aunque siempre estuvo disponible. Solo jugó los 90 minutos en 7 oportunidades. En total, disputó 28 de los 38 encuentros, con una asistencia. Estuvo 1.574 minutos en campo, un promedio de 56 minutos por juego.

Villarreal, que priorizó la Champions League durante la mayor parte del año, logró la clasificación a la Conference League en la última jornada, a pesar de que luchó por llegar a la Europa League.

Lo mejor de Estupiñán y de sus compañeros se vio en la Champions, donde terminaron entre los cuatro primeros tras eliminar a gigantes continentales como Juventus y Bayern Munich.

Aunque en la primera parte de la copa alternó con Alfonso Pedraza en el puesto de lateral izquierdo, Pervis se ganó en el puesto en el momento más caliente de la temporada. Jugó los 90 minutos en el último partido de la fase de grupos (una final ante Atalanta), la vuelta contra Juventus en octavos, los dos de cuartos y los dos de semis.

El ecuatoriano demostró que es mucho más que un veloz marcador de punta que puede aportar en ataque. Emery le dio mayores responsabilidades defensivas en su idea y las cumplió a la perfección contra rivales de élite.

Salvo contra Juventus en Turín, formó la línea de cuatro con los centrales de siempre (Pau Torres y el capitán Raúl Albiol), Juan Foyth, un central reconvertido como lateral derecho, y Estupiñán.

En los choques contra Juventus y Bayern controló a Juan Guillermo Cuadrado, Dusan Vlahovic, Kingsley Coman, Thomas Müller y Leroy Sané. Ganó más duelos de los que perdió y pensó primero en cuidar su arco que en atacar. No tuvo problemas para cambiar esa mentalidad propia.

Contra Liverpool, Estupiñán sufrió en Anfield Road, su actuación más floja de la temporada, pero se destacó en el primer tiempo en el estadio de la Cerámica, con un centro fundamental para el primer gol y grandes participaciones. En la segunda etapa, Villarreal fue superado y no pudo sostener el ritmo.

Pervis jugó 10 partidos de la Champions (solo faltó en dos de la primera fase) y en 7 fue titular. En total disputó 645 minutos y recibió dos amarillas.