Xavi debuta como entrenador empatando... y con estilo

Quality Sport Images/Getty Images

Barcelona -- Xavi Hernández estrenó este domingo su carrera de entrenador en un amistoso entre el Al Sadd y el Palamós que terminó con empate (1-1) y mostró las líneas maestras, ya anunciadas en primera persona, por las que regirá su carrera en los banquillos: un 4-3-3 indiscutible, el gusto por la pelota que impregnó su etapa de futbolista, juego por los extremos y una imagen impecable...

El partido, el resultado, casi se diría que fue lo de menos. Los casi 1.500 espectadores que asistieron al encuentro entre el equipo catarí y un rival de Primera Catalana (la quinta categoría del fútbol español) estuvieron más pendientes de ver cómo se desenvolvía Xavi en el banquillo, en el que apenas se sentó, dando instrucciones de manera continuada a sus jugadores, entre los que destacó el ex atlético Gabri, se diría que su continuidad en el terreno de juego.

Correcciones continuas a los suyos, invitándoles, o mejor dicho exigiéndoles, que mantuvieran en todo momento la posición en el césped. De hecho, la primera jugada del encuentro, una larga posesión del Al Sadd en la que participó con los pies hasta el portero, mostró de manera inequívoca esa filosofía Barça que se sabe más que sospecha centrará su carrera como entrenador.

La comparación con Pep Guardiola, tan fuera de lugar de entrada como imposible de evitar, acudió al plano viéndole gesticular, siempre de pie, frente al banquillo. Gritando a los suyos que presionaran la salida de balón y pidiéndoles atrevimiento, con el delantero centro Azizansari como protagonista destacado en el juego ofensivo de un Al Sadd que dominó la pelota pero sufrió el mayor derroche físico de un Palamós al que el VAR anuló un gol en la primera mitad pero se adelantó en el marcador en la segunda, de penalti y, curiosamente, otra vez con el VAR como protagonista.

El 1-0, logrado por el Palamós en el minuto 76, disgustó de sobremanera a Xavi, quien redobló la exigencia a sus jugadores hasta que una jugada nacida en la fábrica de ideas del entrenador, un pase entre líneas, permitió la igualada en el 85.

Con toda su familia en el graderío, más de 40 cámaras y lleno de periodistas como testigos de excepción, Xavi, el tipo al que muchos ven como futuro entrenador del Barça, estrenó su carrera en los banquillos mostrando el concepto irrenunciable, el que aprendió en la cantera azulgrana y pretende instaurar, sin que se pueda negociar, en el Al Sadd.

Siempre de pie, siempre activo, siempre optimista y positivo, Xavi Hernández dio el primer paso en los banquillos.