Barça y Bayern son viejos 'socios'

play
¿Cuál será el futuro de estos jugadores? (4:02)

Diez nombres, diez posibles destinos. Alex Pareja mueve estos futbolistas como piezas en un tablero de ajedrez y los ubica en los equipos que pudieran ficharlos en el mercado de pases de verano. (4:02)

BARCELONA -- Philippe Coutinho se convirtió este lunes en nuevo jugador del Bayern Múnich, una vez cerrada la cesión con el FC Barcelona y convirtiéndose de esta manera en el cuarto futbolista de la historia que pasa del club azulgrana al bávaro.

El brasileño sucede a Thiago Alcántara, Mark van Bommel y Mark Hughes, quien fue el primero en el verano de 1987 que abandonó el Camp Nou con dirección, entonces, al Olympiastadion de Múnich.

El sueco Patrick Andersson, en 2001, y el chileno Arturo Vidal, en 2018, son los dos únicos jugadores que hicieron el camino a la inversa, pasando del Bayern al Barça… Un recorrido que estuvo cerca de protagonizar en 1973 Gerd Müller, jugador señalado por el club azulgrana en caso de no poder cerrar el fichaje de Johan Cruyff.

MARK HUGHES

El delantero galés fue una de las piezas elegidas por Terry Venables en el verano de 1986 para superar la depresión que sufría el barcelonismo tras la final de la Copa de Europa en Sevilla. El descenso por las lesiones en el rendimiento de Steve Archibald (7 goles en 19 partidos) durante la temporada 1985-86 llevó al entonces entrenador a apostar por el fichaje conjunto de Hughes y Lineker, por quienes el Barça pagó 3 millones de euros al Manchester United y 3,2 al Everton respectivamente.

Lineker no tardó en ganarse el cariño de la hinchada del Camp Nou… A la misma velocidad que Hughes se convertía en una rémora. Acostumbrado a un juego muy físico y a pelear con las defensas contrarias en la Liga inglesa, el delantero galés pasó de marcar 47 goles en 121 partidos con el ManUnited a anotar solamente cinco en 36 presencias con el Barça. Y a ser descartado en el verano de 1987.

Negociando sin acuerdo su traspaso de vuelta a los diablos rojos, el club azulgrana acabó firmando su cesión por una temporada al Bayern Múnich en lo que fue, en la época, una operación sorprendente y muy bien valorada, puesto que el club alemán se hizo cargo del salario del jugador.

Al acabar la temporada 1987-88, en la que Hughes apenas anotó 7 goles en 23 partidos, Cruyff (recién llegado al banquillo del Barça) ni atendió a su regreso al Camp Nou y el club azulgrana, esta vez sí, consiguió acordar su traspaso de vuelta al Manchester United, que pagó 2,7 millones de euros por su fichaje.

Hughes jugó 352 partidos con el equipo de Old Trafford en las siguientes siete temporadas y el 15 de mayo de 1991 en Rotterdam disfrutó de una dulce venganza, ganándole al Barça la final de la Recopa (2-1) en un partido en el que marcó los dos goles de la victoria para los de Ferguson…

MARK VAN BOMMEL

El Barcelona traspasó a Mark van Bommel al Bayern Múnich por 6 millones de euros en el verano de 2006, apenas un año después de su llegada al Camp Nou y entendiendo el propio jugador la necesidad de su marcha ante la competencia que existía en un centro del campo con Xavi, Iniesta, Deco o Motta.

Van Bommel aterrizó en el Barça, procedente del PSV Eindhoven, en el verano de 2005 a coste cero, tras acabar contrato con el club holandés y suponiendo la entidad española que podía ofrecerle el mismo rendimiento que años antes había personalizado Cocu, también llegado desde Eindhoven sin coste y que llegó a ser en su momento el extranjero que más partidos jugó con la camiseta azulgrana.

Pero su encaje en el equipo no fue tan sencillo. Jugador con un gran despliegue físico, se convirtió en trascendente para Rijkaard aunque su carácter futbolístico estuviera alejado de Xavi (que se lesionó a medio curso), de Iniesta e incluso de Deco. Por si fuera poco Motta, procedente del filial, fue tomando protagonismo y tras la final de la Champions en París, donde el entrenador le eligió por encima de Iniesta para el once inicial y su actuación fue criticada, acordó con el club su salida.

Su paso estadístico por el Barça durante la temporada 2005-06 se resumió en 36 partidos y 4 goles, tras los que el Bayern Múnich pagó 6 millones de euros de traspaso para convertirse en las siguientes cinco temporadas en pieza fundamental del equipo hasta su marcha al Milan en 2010 y su retirada, en 2013, con el PSV al que hoy dirige desde el banquillo.

THIAGO ALCÁNTARA

Probablemente sea la marcha de Thiago la que más controversia provocó en el Camp Nou en el verano de 2013. Jugador al que muchos observaban como el relevo natural de Xavi Hernández, al canterano le fichó Pep Guardiola para el Bayern por 24 millones de euros aprovechándose de un error de cálculo, o despreocupación, por parte del Barça en su contrato.

Incorporado por el club azulgrana en edad cadete, en 2005, Thiago debutó en el primer equipo en 2009, recién cumplidos los 18 años y hasta la primavera de 2013 sumó 101 partidos…

Cuando se lo llevó el Bayern. El contrato del jugador especificaba que su cláusula rescisión descendería de 90 millones a 18 si no disputaba el 60 por ciento de los partidos. Nadie forzó a Tito Vilanova, el entrenador del momento, a que Thiago alcanzase esa cantidad porque aunque en aquella temporada jugó 36 partidos de 60 (el mínimo teórico), solo en 20 de ellos jugó más de 45 minutos, los mínimos estipulados para que se contemplara como partido a contabilizar…

Y el Bayern se lo llevó. Acordó con el Barça invertir más de esos 18 millones de la cláusula, pagando 24 más uno adicional de un partido amistoso. Y desde entonces, superando una grave lesión, Thiago se convirtió en imprescindible para el equipo alemán, primero con Guardiola, después con Heynckes y ahora con Kovac.

CAMINO CONTRARIO

Philippe Coutinho es, de momento, el cuarto y último jugador que abandona el Barça con destino al Bayern Múnich, desde donde solo hubo dos jugadores que ficharon por el club azulgrana.

El primero fue Patrick Andersson, central sueco por quien el Barça pagó 8 millones de euros en el verano de 2001. Autor de un gol inolvidable en Múnich, el que le valió al Bayern, en el último minuto de la temporada, el título de Liga a su equipo, su paso por el club azulgrana fue invisible. Lastrado por las lesiones en sus tres temporadas hasta que se marchó libre al Malmö solo disputó 31 partidos oficiales.

Y en el club permanece, de momento, Arturo Vidal, fichado en el verano de 2018 al club bávaro por 18 millones de euros y que en su primera campaña de azulgrana disputó 53 partidos a las órdenes de Ernesto Valverde (29 de ellos como titular).

Antes, mucho antes, existió un crack mundial que estuvo a un paso de fichar por el Barça desde el Bayern Múnich. En el verano de 1973, recién abiertas las fronteras para incorporar jugadores (dos por club) extranjeros, el club azulgrana fichó al peruano Hugo Sotil y entró en una negociación increíble con el Ajax para hacerse con Johan Cruyff.

Cuando más difícil parecía conseguir el fichaje del holandés el Barcelona abrió la vía de Gerd Müller, el gran goleador en la época del Bayern y por quien, se aseguró en aquel momento, llegó a tener un principio de acuerdo con el club alemán por un millón de dólares.