Barcelona le toma el ritmo a La Liga

play
¿Barcelona encontró finalmente en casa del Eibar su alineación ideal? (2:38)

Los expertos de 'Fútbol Center' analizan las conclusiones que dejó el triunfo culé a domicilio en LaLiga. (2:38)

BARCELONA -- De la crisis al liderato, al Barcelona le ha tomado un mes aparcar las dudas, recuperar la confianza y, catapultado al mando de la Liga, contemplar el futuro inmediato con una mirada mucho más optimista que tras la terrible noche de Granada, aquel 21 de septiembre que, coincidiendo con la vuelta de Leo Messi, tocó fondo.

El capitán se presentó en la Liga, cuatro días después de reaparecer en Dortmund, con una decepcionante derrota… Pero a partir de ahí el rendimiento del conjunto azulgrana ha ido en crecimiento, acelerado por la necesidad de encontrar la puesta a punto física en plena temporada, hasta encontrar este momento ideal, parón incluido, enlazando hasta cinco victorias consecutivas, cuatro de ellas en el campeonato local, que convierten al Barça en un equipo otra vez reconocible.

DEFENSA

Tras encajar diez goles en las primeras seis jornadas de Liga, Ter Stegen ha dejado a cero su portería en las tres últimas, sumando 317 minutos sin encajar y recuperando el equipo una solvencia defensiva que se puso muy en duda hasta entonces.

Cazorla fue el último en batir a un Barça que ha sufrido en defensa no pocas vicisitudes en los primeros dos meses de competición. Se lesionó Jordi Alba, lo hizo también Junior Firpo, lo hizo Umtiti con su selección para mantenerse invisible de azulgrana hasta el último sábado, fue sancionado Lenglet y después Piqué, tuvo que cambiar de banda Semedo y hasta se lesionó Sergi Roberto el último sábado.

Getafe, Sevilla y Eibar han chocado contra una línea más asentada a pesar de los cambios obligados, que tuvieron en Todibo una aparición positiva ante el equipo andaluz y en la reaparición de Umtiti la mejor noticia en Ipurua, donde, además, el retorno de Jordi Alba tuvo un efecto indiscutible para Griezmann.

ATAQUE, TRIDENTE

Catapultado al plano AnsuFati, y en menor medida Carles Pérez, por las lesiones que afectaron al ataque, el retorno de Messi ha coincidido con la recuperación general del equipo… Y multiplicando la capacidad goleadora lejos del Camp Nou.

Si en los primeros tres partidos a domicilio solo marcó el Barça dos goles (en Pamplona ambos), entre Getafe y Eibar logró cinco, sin encajar, y recuperando tanto el mando del juego como enseñando sus mejores virtudes ofensivas. Messi, Griezmann y Suárez se repartieron los tres goles en el último encuentro.

Más aún, esperando al intermitente Dembélé, el cambio respecto a la pasada temporada es evidente: en nueve jornadas los 23 goles marcados se reparten entre 12 futbolistas diferentes, solo uno menos de los 13 que anotaron en toda la Liga.

EL EFECTO DE JONG

Pero es en el centro del campo donde se contempla una renovación de mayores dimensiones… Y donde el impacto personalizado por De Jong muestra ese cambio generacional, resistiendo Busquets, desapareciendo del escenario Rakitic e imponiéndose el liderazgo del joven holandés, presente en los 9 partidos disputados y catapultado como una de las claves del juego azulgrana.

Mediocampista de absoluta trascendencia, ya sea como mediocentro o interior, la adaptación de De Jong al Barça ha sido excepcional como enganche ofensivo de un equipo que comenzó la temporada con el pie cambiado… Hasta que ha tomado velocidad de crucero.

DE LA SUPERVIVIENCIA AL LIDERATO

Ausente Messi en cinco de los nueve partidos disputados, el Barça sobrevivió como buenamente pudo, dejándose 5 de los primeros 12 puntos, no evitando el derrumbe en Granada pero retomando el pulso a partir de la última semana de septiembre.

Con todos los problemas, el equipo azulgrana no se descolgó de las primeras posiciones, recuperó el pulso gracias al empate entre los dos rivales madrileños en el derbi de la capital y se catapultó a través de su regularidad victoriosa y el tropiezo fatal del Real Madrid en Mallorca.

Messi suma dos goles y una asistencia en los dos últimos partidos, su entendimento, puesto en duda, con Griezmann ha resultado certero y a estas alturas el Barça suma un punto más que la pasada temporada (19 por 18) a estas alturas, los mismos 23 goles y una velocidad de crucero que ya le convierte, otr vez, en el favorito.