Juez falla en contra de juego Villarreal-Atlético en Miami

MADRID -- El Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid resolvió este viernes no estimar las medidas cautelares solicitadas por LaLiga para la autorización por parte de la Federación Española de Fútbol (RFEF) de la celebración en Miami del partido Villarreal-Atlético de Madrid el próximo 6 de diciembre

Veinticuatro horas después de celebrar la vista con ambas partes, el juez Moisés Guillamón se pronunció en contra de la pretensión de LaLiga y concluyó que la RFEF ha justificado debidamente los motivos de su oposición, así como que el fondo del caso, tras el intento fallido hace un año de que fuera el Girona-Barcelona el partido que se jugase en Miami, está pendiente de resolución judicial el próximo febrero.

"A juicio de este juzgador las medidas solicitadas durante la sustanciación de este procedimiento en caso de no adopción no conllevan a que podrían producirse situaciones que impidieren o dificultaren la efectividad de la tutela que pudiere otorgarse en una eventual sentencia estimatoria", afirma el juez.

También señala que "la solicitud de medida cautelar concreta durante el proceso se basa en unos hechos y circunstancias sobrevenidos, y en este caso han sido ocasionados por la propia actora, que no justifican dicha solicitud en cuanto al extremo analizado".

La decisión, ante la que cabe recurso de apelación en un plazo de veinte días ante el mismo juzgado, recuerda que LaLiga ya hizo una petición de medidas cautelares, de la que luego desistió, el año pasado también para la disputa en Miami del Girona-Barça y que ha vuelto a hacer otra sin esperar a la resolución de la demanda principal, que será en febrero de 2020.

LaLiga, para el juez, "persiste en dicho empeño anticipatorio del partido en el extranjero a sabiendas que está pendiente de resolución en febrero de 2020, dentro del calendario de liga de este año, pudiéndose celebrar con posterioridad a dicha fecha en su caso, o posteriormente, siempre con un respaldo judicial en su caso, atendiendo además a la pluralidad de confrontaciones entre las partes, y que se puede producir una alteración de la competición por desigualdades alegadas (conforme expuso el letrado respecto a los equipos reseñados que se han opuesto), pudiendo producir efectos frente a terceros".

También afirma que "no se está produciendo de manera permanente por la parte demandada una actuación obstruccionista muy difícilmente paliable mediante una sentencia posterior", como expuso LaLiga en la vista celebrada ayer.

Igualmente indica que la RFEF "ha justificado debidamente motivos de oposición" relativos a que la celebración del partido en Miami "no cumple los requisitos, no fue comunicado antes del inicio del campeonato, no han proporcionado información del evento en concreto (...)" y "el estadio no se encuentra todavía adaptado".

El juez apunta que al no existir regulación concreta de la celebración de partidos de liga en el extranjero "debe de acudirse en su caso al reglamento de FIFA, sobre todo en caso de conflicto".

"En todo caso esta cuestión es objeto de análisis del fondo del procedimiento, pero debe de fijarse en este auto la regulación concreta al respecto, y derivado de ello, la ausencia de regulación del procedimiento de tramitación al respecto en lo que aquí nos concierne dando lugar a la regulación a través del reglamento de FIFA de partidos internacionales", añade.

LaLiga, junto a Villarreal y Atlético de Madrid, solicitó a la RFEF autorización para la disputa en Miami del encuentro que ambos deben jugar el 6 de diciembre dentro de la jornada 16, fijado para las 22.00 hora peninsular (21.00 GMT) y pidió la medida cautelar ante el rechazo de la RFEF, que también han expresado el Real Madrid y el Barcelona.