Barcelona recibe al Mallorca, el peor visitante

play
A Messi le hicieron la malteada en Barcelona... (0:11)

La Liga (0:11)

BARCELONA -- El Mallorca, derrotado en los seis desplazamientos ligueros que lleva este curso, visita a un Barcelona intratable en el Camp Nou, donde ha ganado los seis encuentros precedentes y que cerrará este sábado la jornada conociendo el resultado del Real Madrid, que recibirá al Espanyol y tiene la posibilidad de adelantarse, al menos en el goal-average, en el liderato que comparten 11 días antes de que se crucen en el Clásico del 18 de diciembre.

El mejor local enfrentado al peor visitante, el club con el límite salarial más alto de la Liga (más de 670 millones de euros) ante el equipo con el listón más bajo (30 millones) en un duelo desigual que reaparece en el escenario seis años después de la última visita bermellona a un Camp Nou en el que venció en 4 de sus 33 anteriores visitas, la última en 2008 y fue derrotado en un total de 21 encuentros, los dos últimos en las temporadas 2011-12 y 2012-13 por sendos 5-0 que dejan bien a las claras el papel de indiscutible favorito con el que acude al partido el equipo de Ernesto Valverde.

Ganador en ocho de los últimos nueve partidos de Liga que ha disputado y habiendo solventado con goleada las visitas de Sevilla, Celta y Valladolid, alrededor del Barcelona se contempla el partido como el primero de dos encuentros de paso antes del auténtico desafío. Tanto este sábado como, más aún el próximo miércoles en Milán, el entrenador azulgrana podría echar mano de las rotaciones para tener a sus puntales bien preparados ante el desplazamiento a San Sebastián para enfrentar a la Real Sociedad y, por encima de todo, recibir al Real Madrid.

Con el pase a los octavos de final de la Champions sentenciado como primero de grupo, la visita al Inter no tiene más trascendencia que el beneficio económico para el club por lo que no sería extraño que Valverde, tanto este sábado como en San Siro, metiese mano al once. De entrada habrá que ver si cuenta con Gerard Piqué, lastimado en el Wanda Metropolitano, a la espera de saber el desarrollo en las recuperaciones de Semedo y Jordi Alba, descartados de momento pero que trabajan con vistas a poder estar a punto para el Clásico.

Podría haber variaciones también en un centro del campo que el técnico ha ido retocando durante estos meses, con la aparición tan repentina como inesperada del antes olvidado Ivan Rakitic e incluso en la delantera, con el renovado Ansu Fati llamando a la puerta aunque no fuera de entrada. Lionel Messi ofrecerá el Balón de Oro al Camp Nou antes de comenzar el partido y a partir de ahí el equipo azulgrana buscará una victoria que se sabe tan necesaria como lógica a la vista de los resultados de ambos equipos esta temporada. El Mallorca, que roza los puestos de descenso y ha perdido cuatro de sus seis últimos partidos ligueros busca una sorpresa mayúscula. Como la lograda en 2008, cuando pasó de perder 2-0 a llevarse un 2-3 final que, hoy por hoy, se entiende casi utópico en Barcelona.