Kubo: La 'joya' que dejó ir el Barça, visita el Camp Nou

play
A Messi le hicieron la malteada en Barcelona... (0:11)

La Liga (0:11)

BARCELONA -- Takefusa Kubo se presentará este sábado en el Camp Nou, como rival enfundado con la camiseta del Mallorca y en calidad de cedido por el Real Madrid, que le fichó en junio de este 2019 después de que el Barcelona no ejerciera el derecho que mantenía sobre él desde que abandonó el club azulgrana, perjudicado por la sanción de la FIFA al club azulgrana en 2015.

Participante en un campus que el Barça organizó en Japón en 2009, Kubo se incorporó en agosto de 2011 al equipo alevín del club y se convirtió rápidamente en uno de los futbolistas más destacados de la academia azulgrana, ganándose el apodo de ‘Messi japonés’ y, considerando a Leo su ídolo, siendo considerado uno de los mejores valores del fútbol base, llegando a marcar 74 goles en una temporada, siendo ascendido al equipo infantil para la temporada 2014-15… Y cortándose entonces su promoción al ser sancionado el Barça por la FIFA al ser considerado culpable de violar las reglas de transferencias con menores de edad.

Amigo y colega inseparable en el campo de Ansu Fati, la sociedad formada por ambos jugadores se convirtió en una de las grandes atracciones del fútbol base del Barça, donde se les consideró jugadores de un indudable potencial para llegar hasta el primer equipo. Lo que se cortó de cuajo con la sanción.

Tras un año sin jugar y apartado de la competición hasta que cumpliera la mayoría de edad, Kubo regresó a Japón en la primavera de 2015, fichando por el FC Tokyo, manteniendo el Barça una opción para recuperarlo en cuanto llegase a la mayoría de edad, siendo promovido al primer equipo de su nuevo equipo antes de cumplir los 16 años y llegando a debutar en la selección absoluta de Japón.

ADIÓS

En la primavera de este 2019, meses antes de cumplir los 18 años (el 4 de junio), el Barcelona aceleró los contactos con sus representantes para reincorporarlo a la disciplina del club. La idea inicial era que se sumase a la plantilla del filial, pudiendo entrenar con el primer equipo, presentándole un contrato de cinco temporadas con un salario ascendente ligado a su rendimiento y crecimiento deportivo… Pero los consejeros de Kubo no aceptaron.

Con las negociaciones paradas apareció en escena el Real Madrid, que le presentó una oferta de cinco temporadas como jugador del primer equipo, con contrato profesional y pagándole el salario anual de 2,4 millones de dólares que el Barcelona se negó a aceptar.

De esta manera, el ‘Messi japonés’ pasó de ser una de las mayores esperanzas del fútbol base del Barça a fichaje estrella del Real Madrid, con el que tomó parte de la pretemporada antes de que, aconsejado por Zidane, se marchase cedido por una temporada al Mallorca, en el que tras un inicio de curso complicado ha acabado por ser trascendental en los planes de su entrenador.

“Nunca tuvo que escaparse. Es un jugador con un potencial espectacular y la propuesta del Barça, sin ser la misma que la del Real Madrid, era muy baja. No se quiso apostar por él”, resolvió Òscar Hernández, ex entrenador del fútbol base azulgrana y uno de sus mayores padrinos en el club durante su permanencia en la cantera.

“El Madrid le hizo un plan deportivo con progresión más clara” resumió, convencido que este sábado Kubo “tendrá una motivación especial. Un día me dijo la ilusión que tenía por jugar en el Camp Nou… Y lo habrá conseguido, aunque no con la camiseta que nos habría gustado”.