El Barça de Lionel Messi llama al Clásico

play
Messi firma hat-trick y Barcelona golea a Mallorca (1:23)

El equipo catalán se impuso por 5-2 al Mallorca y continúa en la cima de la tabla de La Liga, al lado del Real Madrid. (1:23)

BARCELONA -- A 11 días de que el Camp Nou acoja el Clásico la Liga se dibuja ya como un cara a cara entre Barcelona y Real Madrid. El Atlético quedó descolgado a ocho puntos y sólo una victoria este domingo del Sevilla en Pamplona mantendría una mínima opción de que alguien pueda colarse en la pelea entre los dos gigantes, dispuestos a no ceder ni un palmo en su carrera.

El Barça se vistió de gala y después de que el Camp Nou ovacionase a Leo Messi cuando éste ofreció su sexto Balón de Oro se puso manos a la obra, dirigido por un argentino estelar, autor de un hat-trick (ya suma 35) con el que no dio opción a que se pudiera discutir su mando. El Barça de Messi llama al Clásico a gritos, con unas ganas terribles de mostrar que su grandeza sigue intacta.

Ganó sin alardes el equipo de Zidane por la mañana al Espanyol, no resolviendo su victoria hasta la parte final del partido del Bernabéu, y se dio un homenaje el grupo de Valverde por la noche en el Camp Nou, ganando con autoridad al Mallorca después de una primera mitad excepcional, en la que marcó cuatro goles que bien pudieron ser seis o siete, lo que evitó Reina y el poste ante el disfrute de una hinchada entregada a la exhibición de los suyos.

El Madrid cabalga, con cinco victorias y un empate en las seis últimas jornadas, pero el Barça, tocado en la moral y agobiado por críticas en ocasiones exageradas desde el entorno del club, ha entrado en el mes de diciembre en modo aplastamiento. Se divirtió ante el Mallorca sin llegar a golearle tal y como el juego habría dado a entender. Manolo Reina salvó remates de toda condición, tanto en la primera como en la segunda mitad y aún y así encajó cinco goles de un Barça relanzado en su ánimo y en su futbol.

Real Sociedad y Valencia serán la última estación previa al Clásico del 18 de diciembre, cuando se verán las caras en un partido sin sabor a definitivo pero que invitará a que uno de los dos, Barça o Madrid, den un golpe sobre la mesa para proclamar su papel de favorito en una Liga que están llamados a pelear en solitario.

Y con Messi como protagonista principal. E indiscutible.