Valverde no está disgustado por empate del Barça ante la Real Sociedad

play
El liderato del Barcelona, en riesgo (1:22)

Con el empate ante la Real Sociedad, el equipo de Valverde puede llegar al Clásico en la segunda posición. (1:22)

El entrenador del FC Barcelona, Ernesto Valverde, no estaba disgustado con el empate ante la Real Sociedad porque consideró que los guipuzcoanos crearon muchos problemas en un encuentro "duro y difícil" para sus jugadores.

El preparador azulgrana habló tangencialmente del Clásico ante Real Madrid, partido que reconoció que por los acontecimientos tiene unas "connotaciones especiales para los dos equipos" y que el Barça afronta después de ver ante la Real "cosas en las que no hemos estado finos" y otras "en las que hemos estado bien", para centrarse en analizar el lance ante los donostiarras.

"Este partido ha sido muy intenso hasta el último minuto. Nos apretaron bien arriba y costó salir de la presión, además de hacernos daño porque tienen argumentos para crear peligro", resumió el técnico culé al analizar la primera mitad de su equipo.

El segundo período le gustó más a Valverde, ya que vio a su plantilla más sólida, con opciones de haber marcado incluso un tercer gol que habría cerrado el encuentro, pero el tanto de Alex Isak volvió a meter en problemas a su equipo.

"En el segundo tiempo nos asentamos, pudimos hacer el tercero pero el empate les espoleó a ellos y nos volvieron a apretar arriba. Al final se veía que podíamos hacer nosotros el tercero y ellos también en una contra", admitió Valverde.

La acción del penalti a favor de los locales fue cuestionada por el preparador del Barcelona, que destacó que "no era una ocasión clara de gol de la Real y no es normal que Busquet le agarre para que piten un penalti".

Destacó por último la "gran temporada" de Martin Odegaard, un futbolista que, recordó, no había tenido otros años protagonismo en la competición pero que ha mejorado y ahora "se posiciona bien, se gira rápido, tiene gol, pase... Es un gran jugador y este tipo de futbolistas son indetectables por lo que cuesta mucho marcarles".