Diego Lainez: La banca no es tu lugar

play
¿Qué concluir a un año de la llegada de Diego Lainez al Betis? (1:25)

Ádal Franco, García Toraño y Toño Rodríguez analizan los resultados del canterano americaniista. (1:25)

CIUDAD DE MÉXICO -- Diego Lainez fue contratado por el Betis en enero de 2019, y se convirtió en el tercer fichaje más caro en la historia del club, que pagó 14 millones de euros, solo por debajo del brasileño Denilson y el portugués William Carvalho.

A los 18 años y tras ser Campeón con el América, el tabasqueño, con el respaldo de su familia, eligió como destino Sevilla, más allá de que el Ajax de Holanda pujó fuerte para llevarlo a sus filas.

La llegada del delantero a La Liga generó gran expectativa, pues incluso se le había colgado la etiqueta del “Messi mexicano”; sin embargo, Quique Setién, en ese entonces técnico del Betis, le puso freno a la euforia, aunque reconoció que dio su aval para la contratación.

“No hay que crearse expectativas desmesuradas con su llegada porque necesita un periodo de adaptación y no solo es su talento, si no también que aporte cosas al funcionamiento del equipo”.

Diego debutó prácticamente de inmediato, y en su primer partido dejó un grato sabor de boca con algunos destellos de habilidad e incluso estuvo cerca de marcar un golazo.

El augurio resultó prometedor y se enriqueció con el estreno goleador del mexicano en la Europa League ante el Rennes, en un empate 3-3 correspondiente a la ida de los dieciseisavos de Final.

Sin embargo, lo que pintaba como un cuento de hadas dio un giro radical, y la banca se convirtió en un lugar recurrente para el juvenil azteca.

“Diego todavía está verde para desarrollar algunas cosas que estábamos pidiéndole”, justificó tiempo después Setién, para explicar la inactividad del mexicano.

Desde hace algunos meses se especula con la posibilidad de que Lainez salga del Betis para tener minutos de juego, pues para esta temporada con Rubí, el nuevo estratega, el panorama no ha cambiado.

Apenas en diciembre pasado, Diego gozó de una titularidad ante el Athletic Club, luego de 10 meses de no hacerlo en La Liga, y cumplió con una buena actuación que le valió los aplausos del Benito Villamarín.

Un posible regreso al América que fue descartado por el padre del futbolista, y el Leganés que dirige Javier Aguirre, se han manejado como posibilidades para que el tabasqueño cambie de aires en este mercado de invierno.

Los Juegos Olímpicos en Tokio a mediados de año con la Sub 23 (en caso de conseguir su boleto), esperan a Lainez, al que le urge jugar. Ya cumplió un año en el Betis, tiempo suficiente para adaptarse, pero la realidad indica que sus posibilidades de tener regularidad son escasas.

El mercado de invierno que está abierto desde el 1 de enero y que cierra en cuanto arranca febrero, le da la posibilidad al atacante de buscar un nuevo destino, más allá de que el técnico Rubí declaró hace unos días que el mexicano seguirá en el Betis.

“En ningún momento me he planteado la salida de Lainez. Cuando inviertes horas en un futbolista, juegue más o menos, es porque crees que puede ayudar al equipo. Lo está demostrando”, dijo Rubí tras la victoria del Betis 4-0 ante el Antoniano en la Copa del Rey, partido en el que el examericanista marcó un gol.

Así las cosas, la opción más viable para que Lainez deje la congeladora es que pueda salir a préstamo en este primer semestre del año a un equipo de menor jerarquía que el Betis, o que se mantenga en su lucha por la anhelada continuidad.

A “toro pasado” parece que la opción del Ajax en su momento resultaba más conveniente para Diego, al tratarse de un club formador, el cual por cierto, en esa temporada se quedó en la antesala de una Final de Champions League.

Hoy es momento de que Lainez y su familia decidan qué es lo mejor para la carrera de este talentoso futbolista al que, ciertamente, le falta madurar y crecer.

Llegó el tiempo de abandonar la banca o corre el riesgo de seguir siendo solo testigo de historias ajenas y no protagonista de alguna de ellas.