El Celta de Óscar García visitará al Real Madrid sin complejos

play
Dos golazos de Hazard que demuestran que está listo para volver con Real Madrid (0:28)

Su reaparición podría ser este domingo cuando el Real Madrid reciba al Celta de Vigo. (0:28)

BARCELONA -- Real Madrid y Celta cerrarán el domingo por la noche la jornada 24 en Primera División. El equipo merengue, se supone, para mantener el liderato en solitario de la Liga y el celeste tratando de, en el peor de los escenarios, enlazar por primera vez esta temporada dos victorias para escapar de un descenso que le amenaza desde que comenzó el curso.

En el banquillo visitante se estrenará Óscar García, en su primera experiencia como entrenador en España después de dirigir en Austria, Israel, Inglaterra, Francia y Grecia. Una primera experiencia que reconoce “difícil” y “distinta” el técnico catalán, nacido futbolísticamente bajo el paraguas de Johan Cruyff y que, culé de cuna, debería tener una motivación extra por ganar un partido que, de entrada, se sabe especialmente complicado.

“Bastante tengo con pensar en ganar por nosotros, que bien lo necesitamos. Si eso beneficia al Barça... Bien, claro, por mí desde luego, mejor aún, un extra. Pero vaya, lo principal es pensar en el Celta”, proclamó Òscar, quien atendió a ESPN Digital afirmando que prepara el partido “con toda la ilusión del mundo”.

- Si el Celta gana en el Bernabéu, en Barcelona se lo agradecerán a lo grande...
- Ojalá. Si nos lo agradecen será buena señal para nosotros, un buen empuje para confirmar que se están haciendo las cosas bien.

- ¿Se prepara distinto un partido en el Bernabéu que en cualquier otro campo?
- Sabes a qué te enfrentas, que es un equipo distinto, mejor, que te obliga a dar lo mejor de ti en todo momento, no despistarte ni un instante... Pero en el fondo la preparación es la misma. En la forma no, claro.

- Se podría decir que ‘no es nuestra Liga’, pero en la situación actual del Celta, ¿todos los rivales cuentan por igual?

- Bueno… Es que en la situación en la que estamos hay que salir a sumar en cada partido. En todos. Se está hablando mucho del siguiente contra el Leganés pero lo principal ahora es el Madrid.

- El Madrid solo ha perdido uno de los últimos 23 partidos oficiales y está invicto en la Liga desde octubre. ¿Asusta?
- No, hombre, asustar no, pero está claro que impone mucho respeto. El Bernabéu es un campo que impone pero a la vez es una motivación extra. De entrada, nuestra motivación y nuestra idea es ganar.

- Suena muy atrevido decirlo...

- Si pensara que vamos a perder ¿para qué ir? Me crié jugando para ganar siempre, me enseñaron a eso y a estas alturas no voy a cambiar ese pensamiento, ni la idea ni la forma. Lo hice como jugador y como entrenador lo he mantenido.

- ¿Cómo se puede sorprender al Madrid?
- Es difícil de decir. Es un equipo muy peligroso en ataque, que desborda con espacios, que combina rápido y sabe controlar el juego, además de ser muy fuerte atrás. Pero vaya, todos los equipos tienen algún defecto y es cuestión de aprovecharlo, aunque para eso tenemos que hacer un partido perfecto y que ellos no tengan el mejor día.

- En el túnel, en el último instante, puede despedirse de sus jugadores con un ‘salid y disfrutad’, emulando a Cruyff...
- Bueno, esa frase tiene Copyright. Salid y ganad, en todo caso. Si ganamos, seguro que disfrutamos. Para ganar en un estadio así lo primero es creer y después mantener tu propia personalidad. Eso es lo que quiero transmitir a mis jugadores.

- ¿Y ha disfrutado alguna vez Óscar en el Bernabéu?
- Sí. Allí gané 2-3 con el Barça. Desde luego, ganarle al Madrid en su casa es una sensación especial. Siempre.

- No estarán solos en el Bernabéu. Habrá caravana de aficionados... ¿Le sorprende tal apoyo?
- No lo diría así. Me ha sorprendido, en general, el ambiente alrededor del club, la apuesta por la base, la seriedad en el trabajo diario a todos los niveles. De la afición no sé qué podría decir. Su apoyo, a pesar de los malos momentos, es digno del mejor elogio y no es un hablar por hablar; es comprobarlo a cada partido, su empuje y que esté a nuestro lado como está se agradece de manera muy especial.

- ¿Es difícil mantener una apuesta ofensiva en esta situación? Se le considera uno de los ‘hijos’ de Cruyff más descarado...
- Se intenta. Tienes que habituarte al lugar y el momento, a los jugadores, intentar que ellos se hagan a tus ideas y no siempre es fácil. Pero la idea es la que es. Y se sabe. De eso no me aparto.

- ¿Es la idea que quiere recuperar el Barcelona con el cambio de entrenador? ¿Con Setién se vuelve al adn del Barça?
- El cambio se ha notado en la posición de los jugadores en el campo, la salida de balón. ¿Mejoría? No sabría decir, tampoco me gusta hacer una valoración porque hay que saber respetar a todo el mundo y hablamos del Barça, que ha ganado los dos últimos títulos de Liga y parece que eso no sea nada.

- Este año lo tiene más complicado para repetir. ¿Ve al Madrid por encima?
- No, así de entrada entiendo que pelearán hasta el final. Depende como salgan del Clásico uno puede quedar más tocado, pero quedarán bastantes partidos por delante y en ese momento, en la recta final, es cuando deberán mantener la regularidad. El que menos falle ganará el título.