Antoine Griezmann se mira en el reflejo de Thierry Henry en el Barcelona

play
Sandro Rosell: 'La figura de Messi trasciende a todos en el Barcelona' (2:11)

El expresidente del Barcelona asegura que Leo no se dejará usar en una guerra electoral (2:11)

BARCELONA -- Antoine Griezmann será titular este domingo en Villarreal... O el lío organizado a su alrededor tras sus dos últimas suplencias frente a Celta y Atlético de Madrid aumentará a la categoría de tormenta absoluta. El francés no ha mostrado públicamente su fastidio, pero su padre o su hermano no se quedaron callados tras el partido frente a los de Simeone y dejaron patente el disgusto por su situación, reconocido a ESPN Deportes por su entorno más cercano.

La adaptación del ex delantero del Atlético al Barça no ha sido fácil y, más aún, a medida que fue avanzando la temporada ha ido constatandose su complicado encaje, primero con Valverde y después con Setién, quien comenzó considerándole indiscutible y ha acabado apartándole del plano.

La etapa que atraviesa Griezmann no es desconocida en el Barça. Thierry Henry, Eric Abidal, Rafa Márquez y hasta el mismísimo Ronald Koeman, entre otros, completaron una carrera excepcional en el club azulgrana... Después de un primer año en el que su adaptación no fue, para nada, sencilla y en el que llegaron a ser objeto de críticas, en algún caso, muy duras.

Aunque Quique Setién rechazó que los minutos que le concedió ante los colchoneros los considerase una humillación y solventó que entendiendo el enfado del jugador hablaría con él, ese encuentro no se ha llegado a producir, más allá de un breve intercambio depalabras son nornalidad, con Griezmann tomándose con calma los días siguientes, trabajando con absoluta tranquilidad... Y no atendiendo a los rumores que se han multiplicado a partir del miércoles.

"Es falso”, sentenció una persona de su entorno ante una noticia publicada por Daily Express respecto a su posible salida con dirección al Arsenal, de la misma manera que negó que hubiera sido ofrecido a la Juventus tal y como publicó en Italia la cadena RAI1. Griezmann mantiene innegociable su intención de permanecer en el Barça, esperanzado en recuperar su trascendencia en el equipo y confiando en mejorar de cara a la próxima campaña.

El presente de Griezmann recuerda especialmente a la primera temporada de Thierry Henry en el Camp Nou. Campeón del mundo y de Europa con su selección y figura indiscutible del Arsenal, el francés llegó al Barça en el verano de 2007 llamado a formar parte de un ataque indestructible junto al entonces joven Messi, Eto'o y Ronaldinho... Pero la temporada, tanto a nivel colectivo como individual quedó muy lejos de lo esperado.

Henry, incluso, llegó a ver su nombre en una lista de posibles descartes cuando se anunció la llegada de Guardiola al banquillo del primer equipo después de que en abril de 2008 Rijkaard le desplazase al banquillo en las semifinales de Champions frente al Manchester United, tanto en el partido de ida (jugó 13 minutos sustituyendo a Deco) como en el de vuelta (29 minutos en lugar de Iniesta).

Acabando aquella temporada 2007-08 con cinco goles en los últimos cuatro partidos oficiales (con derrotas ante Real Madrid y Mallorca), el cambio de entrenador le significó a Henry una segunda oportunidad que convirtió las dudas que se multiplicaban a su alrededor en un triunfo indiscutible, siendo pieza fundamental del equipo que conquistó el triplete en la temporada 2008-09 y despidiéndose del club un año después en plenitud.

Este es el espejo en el que se mira Griezmann, tan ocupado en recuperar lo antes posible sus mejores sensaciones y su condición de indiscutible como, a medio plazo, enfocado en una segunda temporada en la que, por fin, pueda demostrar todo el talento que le condujo, en el verano de 2019, al Camp Nou.