Andrés Guardado y Néstor Araujo, con discretas actuaciones en el empate entre Celta y Betis

Andrés Guardado y Néstor Araujo se vieron las caras en el empate a un gol entre el Real Betis y el Celta de Vigo. Los jugadores mexicanos fueron titulares y duraron los 90 minutos en el encuentro de la Jornada 34 de LaLiga.

Las buenas noticias llegaron primero para Araujo y sus compañeros, pues un gol de Nolito en la primera parte les dio la victoria parcial. El Celta se ponía en ventaja y así se alejaban mucho más de los puestos de descenso.

Por su parte, Guardado no podía hacer que el juego se equilibrara en medio campo para los heliopolitanos y poco pudo aportar en la primera mitad. Sin embargo, para el segundo tiempo, el 'Principito' creó mayor control de balón, lo que permitió que el Betis apretara hacia al ataque.

El empate llegó hacia el final del duelo por medio de Feddal, quien quedó solo en el área y batió al portero de Vigo. Minutos antes, Guardado había reclamado un penal a favor de los béticos que el VAR no concedió.

En tanto, Diego Lainez se quedó sin actividad, pues pese a que el Betis no utilizó los cinco cambios a los que tiene derecho, el juvenil mexicano estuvo en el banquillo en todo momento y no fue requerido por su timonel.

CRÓNICA: EL BETIS COGE AIRE EN VIGO

El Celta de Vigo alarga su sufrimiento después de empatar ante el Betis (1-1), en un partido que se le puso de cara con el gol de Nolito pero se le fue con una desastrosa segunda parte.

Un resultado que permite a los celestes aumentar a seis puntos la ventaja sobre el Mallorca, que cierra la zona de descenso pero le tiene ganado el ''gol-average' particular, y sellar virtualmente su permanencia a los sevillanos.

La apuesta ofensiva de Óscar García Junyent animó de salida al Celta, dominador en el centro del campo e incisivo en la banda izquierda, donde Nolito hacía daño a la defensa verdiblanca.

El ex del Sevilla fue la novedad en el once, al que regresó también el mediocentro Fran Beltrán, que avisó a Joel Robles con un disparo que se marchó alto al cuarto de hora de juego. Y poco después, una genialidad de Nolito dio tranquilidad al Celta, que se adelantó en el marcador (m.21) con una falta ejecutada por el exterior de la barrera por el extremo gaditano.

Se relajó el equipo gallego tras el gol, y el duelo se igualó. El Betis tuvo más balón pero siguió sin inquietar a Rubén Blanco. Fueron otros 45 minutos para olvidar de un equipo que sigue en caída picada pese al cambio de entrenador.

Se empeñó el Celta en darle vida a su rival, renunciando al ataque y encerrándose en su campo para defender el resultado. El miedo atenazó a los jugadores de Óscar, que desaparecieron del partido. Además, los cambios de Alexis Trujillo dieron otro aire a un Betis que ganó profundidad con la entrada de Tello, Joaquín y Pedraza.

El dominio verdiblanco fue aumentando, y el Celta cada vez sufría más. A falta de veinte minutos, González Fuertes señaló penalti de Rafinha a Guardado, pero, tras revisarlo después de ser avisado por el VAR, rectificó su decisión.

Lo estaba mereciendo el Betis y su esfuerzo tuvo recompensa a falta de diez minutos con un tanto del central Feddal, de nuevo con suspense porque el VAR revisó durante varios minutos la acción por un posible fuera de juego de Loren.