Barcelona tiene difícil cumplir el objetivo de Koeman

ESPN Digital

Los culés sufrirá en el partido de vuelta para poder alcanzar la final de Copa del Rey que tanto desea su entrenador

La recta final de la Copa del Rey en España está siendo muy interesante tomando en cuenta que podrían llegar a la gran final equipos no habituales, como lo son el Real Madrid y Atlético de Madrid, así como los equipos coperos por excelencia: Barcelona (que se tambalea en semifinales) y el Athletic de Bilbao (que dejó en empate el partido de ida ante Levante).

Además, aún está pendiente la final de la edición anterior entre el Athletic de Bilbao y la Real Sociedad, ya que por la pandemia el calendario ha quedado un poco revuelto, y antes de disputar el título de este año, habrá que jugar ese partido, ya sea con o sin público, pero dadas las circunstancias, es probable que se lleve a cabo sin gente en las gradas.

El Barcelona comandado por Ronald Koeman ha dado una muestra de mucho interés a querer ganar esta Copa del Rey, porque sabe que en LaLiga la tienen difícil, aunque no es imposible todavía porque faltan muchos puntos por disputar. El Atlético de Madrid es el equipo que ha sido más regular en este torneo raro por la pandemia, han sabido manejarse de mejor manera, por eso es el candidato número uno a ganar la liga española, sus propios enemigos son ellos mismos, ya que el Real Madrid y el equipo blaugrana están al acecho.

Por esta razón, Koeman busca por todos los medios posibles llegar a la final de la Copa del Rey y ganarla, para así justificar su contratación con un título en mano que podría comprometer al próximo presidente del Barcelona a seguir contando con él como el Director Técnico de los culés.

Pero su plan está en veremos, ya que en el partido de ida en las semifinales, el Sevilla le ganó 2-0 al Barcelona con un juego muy interesante táctica y estratégicamente, con mucha disciplina.

Se nota el desgaste físico que tienen los jugadores, un desgaste tremendo durante el COVID y las continuas lesiones por tantos partidos que han tenido los equipos en estos tiempos, Julen Lopetegui, por ejemplo, se mostró molesto por la lesión que sufrió Lucas Ocampos, uno de sus pilares, en el partido contra el Getafe, un encuentro que dejó molestos a ambos técnicos, quienes terminaron siendo expulsados.

En estas circunstancias los juegos están siendo muy ríspidos, porque quieren ganar todo, pero no se puede ganar de cualquier forma. El VAR está purificando esas malas entradas y busca que con su ayuda gane el que realmente tiene que ganar, porque lo merece deportivamente hablando, esta herramienta tiene que ir mejorando para poder dar mayor justicia deportiva y poder evitar tantas lesiones.

En fin… El Barcelona sufrirá y mucho en el partido de vuelta para poder alcanzar la final de Copa del Rey que tanto desea Koeman y así poder ganar este título. LaLiga está difícil, así que el DT de los culés se va por lo inmediato, pero no sabemos si tendrán los tamaños para hacer la remontada al Sevilla, que está dando una imagen de equipo competitivo y ganador, Lopetegui tiene gran culpa de ello.

Quien consiga llegar a la final, tendrá enfrente a un motivado Bilbao, o un Levante que ha sorprendido por su juego y disciplina táctica.

Históricamente, podríamos decir que es justo que Barcelona y Bilbao se enfrenten en la final al ser los dos más ganadores de la Copa del Rey, pero por las circunstancias en los tiempos que vivimos, las sorpresas se pueden dar, por el juego que ha mostrado el Sevilla y la disciplina e ímpetu que tiene el Levante para intentar llegar a la primera final del torneo en la historia de su club.

Esto hace que los partidos de vuelta de las semifinales sean atractivos e interesantes.