El Barcelona prepara una asamblea para que los socios decidan si seguirán en la Superliga

play
Laporta: Hay unidad de criterios con Koeman (0:49)

Durante el anuncio de la continuidad de Ronald Koeman al frente del Barcelona, Joan Laporta reveló que tomaron la decisión tras un periodo de reflexión y análisis. (0:49)

BARCELONA -- El Barcelona prepara la Asamblea de socios compromisarios que se celebrará el 20 de junio, excepcionalmente y por primera vez en el mismo Camp Nou, y en la que teniendo gran trascendencia la aprobación de las cuentas, el presupuesto, la información de las auditorías que se están llevando a cabo para conocer la situación financiera exacta del club o los planes con el Espai Barça, cobra especial especial importancia el asunto de la Superliga Europea, en la que se mantiene la entidad azulgrana a la espera de que la decisión de la propia asamblea.

Cuando Joan Laporta, en el mes de abril, confirmó la permanencia del Barça en el grupo de impulsores de la Superliga, reveló que dicho acuerdo quedaba pendiente de ser ratificado por los socios del club, que en último caso serían los que darían su apoyo o rechazo. El presidente expuso que en su afiliación especificó claramente este punto para, llegado el caso de ese rechazo de los socios, pudiera darse de baja sin ninguna penalización.

Después de haber mantenido un discurso favorable que ha provocado no pocas críticas en el entorno del club, la directiva azulgrana deberá someter a la aprobación de la asamblea la postura definitiva del Barcelona, cuya directiva ha estado trabajando durante las últimas semanas con el objeto de convencer a los socios compromisarios de la necesidad de mantenerse en el grupo comandado por el Real Madrid de Florentino Pérez y en el que sigue, igualmente, la Juventus.

Dicha postura, aún considerándose impopular, quedó reforzada el lunes al conocerse que el ministerio de Justicia de Suiza, al que se deben tanto la FIFA como la UEFA, notificó a ambos organismos que legalmente no se podrá tomar ninguna clase de represalia contra los clubes que se mantienen en la Superliga, tal y como había amenazado el presidente de la UEFA, Aleksader Ceferin, y dejando claro que todos los clubes deberán ser inscritos en las competiciones continentales sin ningún castigo.

La directiva del Barça mantiene firme la "necesidad" de la creación de una Superliga, de acuerdo con los organismos oficiales, para revolucionar el futbol de élite en Europa y ese será el argumento que presentará a sus socios para someterlo a votación... Trasladándoles en último caso la decisión de abandonar la aventura, siempre antes del 30 de junio, o mantenerse en ella.