El Huesca de Nacho Ambriz cayó en casa ante Real Oviedo

Es la segunda derrota consecutiva para los de Ignacio Ambriz, que están en el séptimo lugar con seis puntos, a cuatro del líder

El Real Oviedo asaltó el Alcoraz y se llevó una importante victoria ante el Huesca (1-2) de Ignacio Ambriz en un partido sobrio de los ovetenses y espeso de los oscenses que nunca se encontraron cómodos ni tuvieron las ideas claras aunque el dominio les correspondió a lo largo del partido.

No empezó bien el partido para el Huesca que no pudo imponer su ritmo, ni tener la posesión del balón, al estar muy enchufado y tener arropada la defensa el Oviedo, que rápidamente cortaba el juego de los azulgranas e incluso se permitía llegar al área local por los dos extremos, aunque no con peligro.

El Real Oviedo, que se fue creciendo, viendo que su rival no le apuraba mucho, estiró sus líneas lo que le permitiría que se adelantara en el marcador en el minuto 12, en un centro desde la derecha de Jimmy que remató de cabeza Borja Bastón, libre de marca.

Tras el gol del conjunto visitante, el partido siguió igual que antes, con los dos equipos intentando hacerse con el balón sin que el Oviedo se encerrara, ni el Huesca pudiera acorralar a su rival en busca del empate aunque poco a poco el equipo oscense ya tuvo más el balón, hasta el final del primer tiempo, y llegó con más facilidad al área ovetense; pero con poco peligro y siempre que el balón llegaba a las inmediaciones de Femenías su poblada defensa desbarataba cualquier peligro.

Una de las ocasiones más claras del Huesca, que lo intentó con muchas diagonales, llegaría en el minuto 36 por medio de Escriche que a bocajarro no pudo batir a Femenías que despejó a corner cuando todos cantaban ya el gol en pleno dominio de los locales, y también tendría otra ocasión el equipo azulgrana en el minuto 45 en un disparo de Marc Mateu que salió alto.

Tras el descanso, el Huesca volvió a tener problemas para llegar con claridad al área rival jugando con mucha imprecisión y estando muy incómodo al querer hacer todo con mucha rapidez, y el Oviedo intentando parar el partido y perdiendo el tiempo por todos los medios, volviéndose el encuentro bronco con entradas a destiempo, y fuera de lugar.

El Huesca lograría empatar el partido, tras dos cambios en el equipo que le dieron otro aire, en el minuto 63, en un centro por la banda izquierda de Marc Mateu que cabeceó Pulido y remató Escriche al fondo de las mallas de Femenías.

Tras el empate, el Huesca siguió buscando la portería rival dominando con claridad al Oviedo que se defendió bien e incluso tuvo una oportunidad de gol en las botas de Sangali en el minuto 76, pero su disparo se fue desviado.

Obeng lograría el gol de la victoria, en el minuto 80 cuando el Huesca buscaba a la desesperada la victoria con el equipo volcado en el área visitante.