Gabriel, el aficionado expulsado del Bernabéu por festejar con Vinicius: "Lo volvería a hacer"

play
El aficionado que abrazó a Vinícius contó en detalle cómo lo expulsaron del Santiago Bernabéu (1:55)

La imagen de Gabri recorrió el mundo cuando abrazó a Vinícius en el tercer gol del Madrid ante Celta, pero su desbordada emoción le saldría cara. (1:55)

MADRID -- Gabriel llevaba dos años sin pisar el Santiago Bernabéu. Con la ayuda de su amigo Íñigo, que es socio del Real Madrid, consiguió una entrada y pudo ir, 560 días después, a ver a su equipo del alma: “No soy socio abonado, pero sí madridista, que es una opción que da el club para apoyar a la institución. No me podía creer que, tanto tiempo después, iba a poder volver al estadio”, comentó Gabriel a ESPN.

Sin embargo, nadie hubiera imaginado que, antes del final del partido, sería expulsado por la Policía Nacional y multado porque Vinicius saltaría la valla y celebraría su gol con él.

“Ha sido el mejor día de mi vida. Lo repetiría una y mil veces”, declaró Gabriel entre sonrisas a ESPN.

El partido comenzó y, tras el primer gol de Karim Benzema, Gabriel buscó a una de las cámaras de la retransmisión para enseñar la camiseta de su amigo Íñigo, que llevaba el dorsal del francés. La cercanía con el césped fue vital y consiguió salir en la tele: “Algunos amigos se dieron cuenta y me escribieron, pero apenas salí un segundo”.

Todo dio un vuelco cuando, en el minuto 54, Vinicius Junior marca el 3 a 2 frente al Celta Vigo y corre hacia la grada para saltar la valla y celebrar su tanto con los aficionados. La imprudencia del joven madridista hizo que Gabriel y su amigo ni se lo pensaran.

"Estábamos literalmente sentados en la segunda fila. Después de dos años sin ir al estadio, Vinicius marca el gol de la remontada, salta a la grada y se queda a dos metros de ti... Decidí ir por ello. Mi amigo y yo nos miramos y fuimos corriendo hacia él. Todos se volvieron locos al filmarlo. Me preguntaba si apareceríamos en cámara", relató Gabriel a ESPN.

A partir de entonces, el teléfono de Gabriel no paró de sonar ni de recibir notificaciones en forma de mensaje de texto. Su celebración con Vinicius había salido en todas las retransmisiones a nivel global.

“Estoy en shock", dijo Gabriel. "No los he contado, pero debo haber tenido al menos 250 mensajes en mi teléfono. ¡Personas que no he visto desde la escuela primaria! Cada dos segundos recibo notificaciones en Twitter", cuenta dos días después el protagonista más viral del gol de Vinicius.

Sin embargo, y a pesar de ver su foto en la portada de todos los periódicos españoles, su aventura no terminó ahí. La Policía Nacional apareció en escena para abordar un giro de guión que ni la mejor de las películas de Hollywood.

"No sé si fue la euforia, pero mi mascarilla se había caído y no me di cuenta", dijo. "Sólo pensaba en Vinicius, el gol, la remontada y el momento", describe un Gabriel que se dejó lo mejor para el final.

"Vinicius volvió al campo y yo me senté, todavía celebrando. Me doy la vuelta y escucho: “¿Pantalón blanco y zapatos oscuros?”. Yo me miro de arriba abajo y pienso que se refieren a mí. Entonces uno dice: “Lo tenemos”. Eran cuatro policías con sus walkie-talkies. ¡Me agarraron y dijeron que me iban a echar! Todos a mi alrededor decían 'no ha hecho nada, pobre chico'. Me sacaron del estadio, me pidieron la identificación y la entrada, y me pusieron una multa. Dijeron que no sabían cuánto era, pero que llegaría por correo. ¡Espero que no!”.

Gabriel, a partir de su expulsión, pensaba que todo se acabaría. Pero el capítulo final estaría por escribirse ya que su celebración se hizo viral y la reacción de la policía también. Hasta tal punto que varias cuentas de Twitter, TikTok y YouTube están dispuestas a ayudarle con el pago de la multa: “Estoy en shock, esto es increíble”, dijo a ESPN antes de despedirse.